SPIDERMAN

Si Batman es mi superhéroe favorito de DC Comics, Spiderman ha sido siempre mi favorito de la casa rival, Marvel. Sin embargo, mi gran pasión es el cine y, mientras el primero fue llevado muy bien a la gran pantalla por Tim Burton -aunque su película fue superada posteriormente por Batman Begins -, el segundo no tenía su homónimo en celuloide y, durante muchos años, me tocó esperar hasta que, en 2002, pude hacer realidad mi sueño y ver a uno de mis superhéroes favoritos en una pantalla de cine en una película excelente para la que, como ya he dicho, hubo que esperar mucho porque el llevar al trepamuros mas famoso del mundo a la pantalla grande fue toda una odisea que vale la pena contar. Esta es su historia.

Peter Parker es un joven tímido que vive en Nueva York con sus tíos, Ben y May Parker, desde que sus padres murieron cuando él era muy pequeño. Desde siempre ha estado enamorado de su vecina, Mary Jane Watson, con la que va al instituto, pero su excesiva timidez le impide acercarse a ella. Además, es marginado por sus compañeros de clase; especialmente, por Flash Thompson, el novio de Mary Jane. Su único amigo es Harry Osborn, un niño rico que se ve obligado a ir a una escuela pública al haber sido expulsado de los colegios privados donde ha estado. Harry es hijo de Norman Osborn, un importante empresario del sector armamentístico aficionado a la ciencia que siente cierta admiración por Peter al ser este un joven científico en potencia. Un día, durante la visita a un laboratorio, Peter es mordido por una araña que ha sido alterada genéticamente y, desde ese momento, nota que ha empezado a cambiar. Su miopía ha desaparecido y nota que posee una fuerza y habilidad sobrehumanas, junto con un sentido que le advierte de cualquier peligro, el poder trepar por las paredes y la capacidad de segregar telas de araña. En un principio, utilizará estos nuevos poderes para ganar dinero en la lucha libre. Pero, cuando su tío Ben es asesinado por un delincuente al que tuvo la oportunidad de atrapar poco antes y no lo hizo, decide cambiar de actitud y emplear esas facultades para luchar contra el crimen bajo la identidad de un justiciero enmascarado conocido como Spiderman. Aunque también utilizará esta facultad para encontrar un trabajo como fotógrafo en el Daily Bugle, que busca a alguien capaz de sacarle fotos a Spiderman; aunque, el editor jefe del periódico, el escéntrico J. Jonah Jameson, utilizará sus fotos para darle mala prensa. Sin embargo, las cosas se tuercen cuando aparece un extraño personaje que posee una fuerza sobrehumana y empieza a atacar la ciudad desde un aerodeslizador armado. Este personaje, al que apodan Duende Verde, es en realidad Norman Osborn, quién se sometió a un experimento que desarrollaba su empresa que le ha dado esa fuerza extra, pero que también lo ha vuelto loco.

Antes de intentar dar el salto al cine, Spiderman fue adaptado en la Tv. Durante los años 60 y 70 las series de Tv sobre superhéroes estaban muy de moda. Spiderman llegó primero como serie de animación en 1967 en un serial de dibujos animados con una archiconocida música de cabecera que se mantuvo en antena hasta 1970. Después, a finales de los 70, fue adaptado con personajes reales en la serie The Amazing Spider-Man, cuyo episodio piloto, dirigido por E. W. Swackhamer, se estrenó en 1977 con formato de telefilme. Esta serie, protagonizada por Nicholas Hammond y emitida por la CBS entre 1978 y 1979, resultó un intento muy fallido de adaptación del arácnido del que la mayoría de los seguidores del héroe no guardan muy buen recuerdo. Aquí en España solo pudimos verla a través de tres capítulos largos que se estrenaron en cines con formato de película. Estos eran: El Hombre Araña (E. W. Swackhamer , 1977) -el susodicho episodio piloto -, Spider-Man Strikes Back (Ron Satlof , 1978) -conocida como El Desafío de Spiderman o Spiderman 2 (El Hombre Araña en Acción) -, y Spiderman y el Desafío del Dragón (Ron McDougall, 1979). Las películas cabrearon a los fans españoles del arácnido tanto como la serie a los fans americanos; aunque, hoy día, hay quién las tiene como películas de culto. Yo las aborrezco -son cutres a rabiar y no solo en el aspecto técnico -, aunque admito que en mi niñez las veía siempre que las ponían en la tele porque, por aquella época, devoraba cualquier cosa relacionada con Spiderman por muy cutre que fuera; lo mismo ocurría con Batman. Aquí os dejo el trailer de la primera película para que os hagáis una idea quienes no conozcáis esta adaptación:


Volviendo al tema. Por aquella época la película Superman (Richard Donner, 1978) puso a los personajes de cómic en el punto de mira de Hollywood y las series empezaron a estar obsoletas. Tras el desastre televisivo -tanto del hombre araña como de otros personajes, como Capitán América o Doctor Extraño; tan solo Hulk tuvo algo de suerte -, Marvel pensó llevar al trepamuros a los cines, aunque carecían de los medios para hacerlo. Por eso no es de extrañar que su primera intentona fuera con el gurú del serie B, Roger Corman, quién pretendía adaptarlo en un film de bajo presupuesto producido por él que no llegó nunca a ver la luz. Cabe decir que, años después, en 1994, Corman produjo para la productora Constatin Films una adaptación de Los 4 Fantásticos dirigida por Oley Sassone bastante cutre y pobre de medios, pero bastante fiel a los cómics originales.

El proyecto cinematográfico de Spiderman estuvo mucho tiempo parado hasta que, en 1985, los productores Menahem Golan y Yoram Globus se hicieron con los derechos del arácnido por 250.000 dólares. Por aquel entonces, Golam y Globus dirigían la Cannon Group Inc., productora muy célebre durante los 80 gracias a éxitos como El Guerrero Americano, Delta Force y demás títulos que hoy llenan la parrilla de La Sexta, y eran unos auténticos gurús dentro del cine de acción ochentero; aunque la mayoría de sus productos carecían de la calidad de clásicos de la época como Acorralado (Ted Kotcheff, 1982), Terminator (James Cameron, 1984) o Depredador (John McTiernan, 1987). Golan y Globus ya se habían hecho anteriormente con los derechos de Superman para realizar la cuarta entrega de esta saga después de que los primeros dueños, Alexander Salkind y su hija Ilya, se los vendieran tras los flojos resultados de Superman III (Richard Lester, 1983) y el batacazo de Supergirl (Jeannot Szwarc, 1984). Con estos y los derechos de Spiderman, Golam y Globus tenían pensado iniciar toda una franquicia de comic-movies.

Tras invertir entre 15 y 20 millones de dólares en el proyecto, contrataron a Leslie Stevens (En los Límites de la Realidad) para escribir el guión de la película, pero su borrador fue rápidamente rechazado. Y no es de extrañar, porque en dicho guión Peter Parker era encerrado en un laboratorio dentro de un subsótano y sometido a experimentos radiactivos por un científico loco que pretende crear una nueva raza de mutantes para dominar el mundo. Así se convertía en un hombre araña literalmente -con ocho patas, muchos ojos, cuerpo peludo... -que se revelaba contra el científico y se pasaba toda la película luchando contra su ejército de mutantes dentro de ese subsótano. Mas tarde, John Brancato (Terminator Salvation) y Ted Newson escribieron un nuevo guión mas acorde con los cómics en el que el villano principal era el Doctor Octopus y el interés romántico de Spiderman era Liz Allan. Para la dirección del film fue contratado Tobe Hooper (La Matanza de Texas), pero este terminó abandonando el proyecto tras varios meses de trabajo y fue reemplazado por Joseph Zito, que ya había trabajado con Golan y Globus en Desaparecido en Combate (1984) e Invasión USA (1985). Para el reparto, aunque un joven Tom Cruise estuvo en la mira de los productores para dar vida a Peter Parker/Spiderman, el elegido fue el actor y especialista Scott Leva; quién, por aquella época, apareció en la portada de un cómic, el 262 de The Amazing Spider-Man, caracterizado del personaje. Bob Hoskings era fichado para interpretar al Doctor Octopus y las veteranas Lauren Bacall y Katharine Hepburn fueron tanteadas para el papel de May Parker. Por su parte, Stan Lee, creador del personaje junto a Steve Ditko, estuvo muy interesado en interpretar a J. Jonah Jameson. Durante bastante tiempo, este proyecto fue una realidad, llegando a tener sus propios posters e imágenes promocionales con Leva y hasta teaser trailers -bajo este párrado os pongo unos cuantos ejemplos -o un plan de rodaje, aunque sin ninguna fecha precisa.




No obstante, el proyecto no llegó a arrancar, principalmente, debido a que el guión de Brancato y Newson fue reescrito varias veces por numerosos guionistas -entre ellos el propio Golan, que firmó con el seudónimo de Joseph Goldman -retrasando la producción. Además, Cannon entró en una grave crisis en 1987 debido, principalmente, a los fracasos de dos películas muy ambiciosas en las que habían invertido casi todo su dinero: Masters del Universo, de Gary Goddard, y la ya mencionada Superman IV: En Busca de la Paz, de Sidney J. Furie. Esto hizo que la productora se declarara en bancarrota y fuera adquirida por Pathé Comunications, controlada por el italiano Giancarlo Parretti quién, por entonces, también controlaba Metro-Goldwyn-Mayer (MGM). Trabajando ahora a las órdenes de Parretti, Golan y Globus redujeron el presupuesto de Spiderman hasta los 6 millones, lo que provocó la espantada de Zito y su sustitución por Albert Pyun, director mas acostumbrado a presupuestos bajos. Pyun también había sido elegido para dirigir la secuela -también muy barata -de Masters del Universo y su idea era rodar ambas películas la vez. Sin embargo, ninguno de estos proyectos llegó a salir adelante y los dos fueron fusionados dando píe a un nuevo film, Cyborg (1989), protagonizada por Jean Claude Van Damme. Además, viendo que se les echaba el tiempo encima y los derechos de Spiderman espiraban en 1990, estiraron el acuerdo con Marvel hasta 1996; a Marvel no le quedó mas remedio viendo como su gran rival, DC, le llevaba una gran ventaja.

La principal razón de que ni Spiderman: The Movie ni Masters del Universo 2 salieran adelante fue el poco entendimiento entre Golan y Parretti, lo que provocó que, tras llegar a un acuerdo, Golan abandonase Cannon en 1989 junto con 12 millones de dólares y los derechos de Spiderman y el Capitán América y fundase una nueva productora, 21st Century. Con esta nueva compañía volvió a reactivar el proyecto de Spiderman con Stephen Herek como director. No obstante, antes quiso probar suerte con el Capitán América, donde volvió a contar con Pyun como director. Estrenada en 1990, la película fue un tremendo fracaso, lo que hizo que, falto de dinero, Golan tuviese que vender derechos de vídeo y Tv del trepamuros a Columbia Pictures y Paramount Pictures para poder sacar adelante su película. Sin embargo, esto no fue suficiente y, en 1992, se vio obligado a venderle los derechos a Carolco, la famosa compañía de Mario Kassar y Andrew G. Vajna, por 3 millones de dólares y un porcentaje de los beneficios del film.

Kassar y Vajna pusieron inmediatamente en marcha un ambicioso proyecto de 60 millones de dólares que le ofrecieron a James Cameron, a quién tenían en un pedestal tras el enorme éxito de Terminator 2: El Día del Juicio Final (1991). Cameron, que siempre había deseado hacer una película de Spiderman, aceptó gustoso escribir, producir y dirigir la película y escribió un guión que seguía los esquemas del escrito por Brancato y Newson para Cannon; aunque con varios cambios. En un principio, mantuvo al Doctor Octopus como villano principal -se habló de Arnold Schwarzenegger para el papel -pero, finalmente, lo sustituyó por Sandman y Electro. También cambió a Liz Allan y convirtió a Mary Jane Watson en el interés romántico del protagonista. El proyecto avanzó lentamente debido a que Cameron estaba enfrascado en otros proyectos, como la comedia de acción Mentiras Arriesgadas (1994) y la tercera entrega de Terminator -que no llegó a realizar -; no obstante, llegó a tener el guión a punto y se realizaron varios story boards para el proyecto -podéis verlos aquí si queréis -. Sin embargo, de nuevo la mala suerte se cruzó en el camino del arácnido y el proyecto se paralizó cuando Carolco se declaró en bancarrota en 1995.

Carolco perdió los derechos y esto provocó una tremenda batalla legal por ellos que ríete de la de San Quintín. Por un lado, tanto Golan como MGM quisieron recuperarlos. Sony y Viacom también entraron a saco a causa de los derechos que Golan les vendió a sus respectivos estudios, Columbia y Paramount. La Fox también se metió debido a su relación comercial con Cameron. Y, por último, Marvel -que, por aquella época, también estaba en quiebra -entró también en la batalla debido a que su acuerdo con Cannon decía que los derechos debían regresar a ellos si no había película antes de 1996. La batalla se resolvió en 1999 ante un tribunal que falló a favor de Sony; la cual, astutamente, había llegado ya a un acuerdo con Marvel, a la que pagó 12 millones de dólares, y otro con MGM, a la que devolvió los derechos de las novelas de James Bond que poseía -Casino Royale y Operación Trueno -a cambio de su abandono.

Una vez resuelto el entuerto, Sony puso inmediatamente en marcha su proyecto a través de Columbia y la productora Laura Ziskin. Cameron, que seguía interesado en dirigir la película, se presentó en las oficinas de Columbia con su guión bajo el brazo. No obstante, a pesar de que venía abalado por el enorme éxito de Titanic (1997) y de que contaba con el apoyo del mismísimo Stan Lee -a quién le había encantado su guión -, a los de Columbia no les hizo mucha gracia las exigencias del director en las negociaciones y, aunque se quedaron con su guión, no lo quisieron como director ni productor y Cameron tuvo que renunciar a sus aspiraciones y centrarse en otros proyectos, como una secuela de Mentiras Arriesgadas que nunca llegó a hacerse y la reciente Avatar. Por su parte, Columbia le encargó a David Koepp (Parque Jurásico) la reescritura del guión de Cameron mientras se buscaba nuevo director, comenzando a circular muchos nombres de posibles candidatos, entre los que se encontraban Roland Emmerich, Ron Howard, Chris Columbus, Michael Bay, Tim Burton y David Fincher. A la vez, también se rumorearon muchos nombres de actores para dar vida a Peter Parker/Spiderman; los mas sonados fueron los de Leonardo DiCaprio -que ya estuvo presente en el proyecto de Cameron -, Jim Carrey, Jude Law, Chris O´Donnell y Ryan Phillippe.

En enero de 2000 se hizo público que el elegido para dirigir la adaptación de Spiderman era Sam Raimi, nombre que chocó a muchos. Aunque el director había cambiado de registro con películas como Rápida y Motal (1995), Un Plan Sencillo (1998) o Entre el Amor y el Juego (1999), la gente le seguía identificando como el director de Posesión Infernal (1981) y similares y no se le veía capaz de hacer frente a una gran superproducción; incluso yo admito que, a pesar de mi admiración por Raimi, tuve mis reservas al principio. No obstante, Raimi tenía a su favor el ser un gran seguidor de los cómics y conocerlos muy bien. Incluso les hizo un homenaje con la película Darkman (1990), film que muchos piensan que es una adaptación de cómic pero que, en realidad, aunque se inspira en el mundo de las viñetas, no adapta ningún cómic en concreto; de hecho, la película inspiró su propio cómic posteriormente.

Una vez elegido al director, quedaba encontrar al actor que diese vida al superhéroe. Tras una exhaustiva búsqueda de varios meses, el primer elegido fue el fallecido Heath Ledger, pero este rechazó la oferta; se ve que le iba mas el papel de villano, ya que años después se convertiría en el principal enemigo de Batman. Finalmente, Raimi decidió hacer caso a su esposa, quién le propuso a un joven actor al que había visto en la película Las Normas de la Casa de la Sidra (Lasse Hallström, 1999). Este era Tobey Maguire, quién fue llamado para hacer unas pruebas para el personaje que, según cuentan, fueron un éxito y terminaron contratándolo. No obstante, cuando se hizo pública esta elección, a mediados del año 2000, muchos cuestionaron esta decisión; que, aún hoy en día, se sigue cuestionando.

Aunque David Koepp fue el único que aparecería acreditado como guionista -cosa del Sindicato de Escritores -, el guión fue reescrito posteriormente por Scott Rosenberg y Alvin Sargent -esposo de Ziskin -. Koepp había recuperado al Doctor Octopus y mantenido al Hombre de Arena y a Electro, aunque relegándolos a un segundo plano. No obstante, en las reescrituras posteriores estos dos últimos fueron eliminados y Octopus fue reemplazado por el Duende Verde; para muchos, la verdadera némesis del arácnido. Finalmente, del guión de Cameron quedó muy poco, pero se mantuvieron varios detalles, como que Mary Jane fuera la novia de Flash Thompson y que Peter Parker estuviera enamorado de ella desde la infancia en lugar de conocerla en una cita a ciegas estando ya en la universidad, como ocurría en los cómics. Otras cosas que se mantuvieron del guión de Cameron fue que Spiderman segregara telas de araña orgánicas en lugar de construirse un aparato para ello y que la araña que lo mordiera no fuera radiactiva, sino alterada genéticamente; aunque este tratamiento ya se planteó en el proyecto de la Cannon.

Volviendo al tema del reparto. Una vez encontrado al héroe, quedaba encontrar al villano. En un principio, se pensó en John Malkovich para el papel de Norman Osborn/Duende Verde, pero este recayó finalmente en Willen Dafoe. El reparto principal se completaría poco después con Kirsten Dunst como Mary Jane Watson -rol para el que fueron tanteadas Alicia Witt y Kate Hudson -, James Franco -que también optó para el papel de Spiderman -como Harry Osborn, Cliff Robertson y Rosemary Harris -que venía de trabajar con Raimi en Premonición (2000) -como Ben y May Parker y J. K. Simmons -que también había trabajado con Raimi en Premonición y también lo hizo en Entre el Amor y el Juego -como J. Jonah Jameson. También caben destacar a otros actores en papeles muy secundarios, pero dando vida a personajes de sobra conocidos dentro del universo Spiderman: Elizabeth Banks como Betty Brant, Joe Manganiello como el ya nombrado Flash Thompson, Bill Nunn como Joseph “Robbie” Robertson o Michael Papajohn como el atracador que asesina a Ben Parker. Como era habitual en la filmografía de Raimi, su hermano Ted tenía un pequeño papel en el film al igual que su gran amigo, Bruce Campbell -ya hablé en el reportaje sobre Posesión Infernal de la relación entre ellos, así que no me enrrollo -, que realizó un cameo como presentador de lucha libre. También hubo un cameo de Stan Lee -algo que sería muy habitual en las adaptaciones de Marvel -y también cabe destacar también un pequeño cameo de Lucy Lawless, protagonista de Xena, la Princesa Guerrera, serie de Tv producida por Raimi.

Originalmente, la película debía de haber comenzado a rodarse en noviembre de 2000, puesto que su estreno estaba fijado para el verano de 2001. No obstante, el estreno se retrasó hasta mayo de 2002, entre otras cosas, para que la película compitiera directamente con el Episodio II de Star Wars, cuyo estreno estaba fijado para el día 17 de ese mes. Los productores tenían bastante confianza en este proyecto debido, especialmente, a que las circustancias habían cambiado mucho. Por ejemplo, mientras que en los 80 la Cannon veía como otras adaptaciones Marvel, como Howard, un nuevo héroe (Willard Huyck, 1986), se estrellaban estrepitosamente en taquilla y otras, simplemente, nunca llegaban a ver la luz, Columbia venía precedida por dos adaptaciones Marvel bastante exitosas: Blade (Stephen Norrington , 1998) y X-Men (Bryan Singer, 2000) -donde, por cierto, Scott Leva trabajó como especialista y decidió gastar una broma al equipo disfrazado de Spiderman que puede verse en los extras del DVD -. Además, Marvel estaba mejorando bastante desde que Avi Arad estaba al frente y, a diferencia de los proyectos anteriores, aquí se metió mas en la producción, al igual que ya había hecho en los dos títulos antes nombrados y en proyectos posteriores.

Una vez el estreno se fijó para el 3 de mayo de 2002, el inicio del rodaje se retrasó hasta enero de 2001 y así tener mas tiempo para poder cuidar mas los detalles de la producción. El 8 de enero dio comienzo el rodaje en los estudios que Sony Pictures tenía en Culver City (California) y se prolongó durante seis meses, completándose en varias localizaciones de Los Ángeles y Nueva York, donde se rodaron las escenas de exteriores y las que se desarrollaban en edificios auténticos mientras en Culver City se rodaban las escenas que transcurrían en decorados construidos para el film, como la recreación de Times Square donde se producía el primer enfrentamiento entre Spiderman y el Duende Verde. El rodaje transcurrió casi sin incidentes con excepción de la muerte de un trabajador el 6 de marzo que obligó a Sony a pagar una indemnización de casi 60.000 dólares. Otro de los problemas fue la mala relación que tuvieron Maguire y Dafoe, especialmente, en las escenas de las peleas. Son famosas las quejas de Maguire acerca de que Dafoe solía golpearle de verdad durante estas escenas, lo que llevó a Dafoe a llamarlo “niño llorón” posteriormente en las entrevistas.

A principios de 2001, Sony puso en marcha una primera imagen oficial donde podíamos ver el diseño del traje de Spiderman, obra de James Acheson, ganador de sendos oscars por los vestuarios de El Último Emperador (Bernardo Bertolucci, 1987) y Las Amistades Peligrosas (Stephen Frears, 1988). Acherson diseñó un total de 37 prototipos de trajes -de los cuales, cuatro fueron robados y no se supo nada mas de ellos a pesar de que Sony ofreció una gran recompensa -hasta dar con el definitivo: un complejo uniforme de latex de una pieza al que Maguire y sus dobles debían introducirse a través de un agujero y en cuyo interior había un casco dentro de la máscara para disimular las facciones del protagonista y una placa en la zona del pecho que también disimulaba su abdomen. También hubo otra versión del mismo sin la parte de la cabeza para las escenas en las que el protagonista se quitaba la máscara. Otro punto donde se trabajó mucho fue en las lentes para conseguir unas que se asemejaran lo mejor posible a las que lucía en el cómic. El traje de Spidey fue bien recibido, pero no ocurrió lo mismo con el del Duende Verde. Meses después de que saliera la primera imagen, también salió otra de este y no fue muy bien recibida por la enorme diferencia con respecto al cómic. La elaboración del traje del Duende fue mucho mas compleja que la de Spidey. Todo el equipo rechazaba la idea de utilizar un traje como el visto en los cómics y se buscó un diseño completamente distinto. El elegido fue un traje tipo astronauta del que Dafoe no paraba de quejarse hasta que lo hicieron mas ligero y flexible.

Otro punto muy cuidado fueron los efectos especiales. En plena era de los F/x digitales y con un presupuesto mucho mayor que el de las anteriores intentonas de llevar al héroe a la gran pantalla, este proyecto no tenía excusa para no ofrecer unos efectos especiales a la altura. Para ello se contrató a John Dykstra -surgido de la enorme cantera de especialistas que salieron de La Guerra de las Galaxias -como supervisor de los efectos especiales del film. Raimi dibujó unos story boards donde Spiderman trepaba por las paredes y volaba entre los edificios de la ciudad, ayudado por sus redes, de una forma muy similar a la que aparecía en los cómics. Al principio, su intención era rodar esas escenas con especialistas ayudado por el CGI. Sin embargo, Dykstra le convenció de que rodarla con personas de carne y hueso hubiera sido demasiado inútil y costoso; por no decir peligroso. Por ello, le convención de utilizar un Spiderman generado completamente por ordenador para esas secuencias. Desde que en Parque Jurásico (Steven Spielberg, 1993) crearan al primer hombre generado digitalmente, esta técnica había mejorado mucho; un buen ejemplo era Batman Forever (Joel Schumacher, 1995), donde se creó un Batman completamente digital para una escena en la que este saltaba desde lo alto de un edificio y la cosa resultó muy bien. El problema es que esto planteó un serio aumento del presupuesto del film, que ya superaba los 100 millones de dólares. Sin embargo, los resultados fueron todo un éxito y el Spiderman digital funcionó de maravilla.

Al finalizar el verano de 2001, con la película ya en post-producción, Sony puso en marcha un primer poster y un teaser con una escena rodada directamente para él que no se pensaba utilizar en la película. Dicha escena consistía en un grupo de atracadores que, tras robar un banco, escapan en un helicóptero que Spiderman atrapa con sus redes y deja atrapado en una tela de araña tejida entre las Torres Gemelas del World Trade Center, las caules también aparecían reflejadas en las lentes de spidey en el poster. Utilizar las Torres Gemelas era algo muy común en las películas cuyas tramas se desarrollaban en Nueva York pero, poco después de la publicación de este material se produjeron los terribles atentados del 11 de septiembre y ambos tuvieron que ser rápidamente retirados para no herir sensibilidades. Esto también hizo temer que la película podría ser cancelada, ya que en ella se veían varias veces estas torres y, además, después de aquel horrible suceso, se creyó que las películas de acción con efectos especiales tenían los días contados -nada mas lejos de la realidad, como se demostró poco después -y que la gente de Nueva York no estaba para héroes. Puesto que el trailer y el poster se pueden encontrar hoy día fácilmente en la red, creo que no pasa nada por que los ponga aquí -aunque, si alguien cree que puedo dañar alguna conciencia, que me lo diga; porque nunca se sabe -. El poster en cuestión es este y el trailer lo pongo aquí debajo:


Volviendo al tema. Estaba claro que Sony no pensaba perder su inversión -que rondaba ya los 180 millones de dólares; aunque otras fuentes apuntan a que llegó a los 200 -y continuó con la producción; eso si, tuvo que pasarle la tijera para borrar cualquier referencia a la Torres Gemelas -aunque Raimi desafió esta censura e introdujo fotogramas del trailer censurado en el que podían verse las torres reflejadas en las lentes de spidey -. La película quedó lista para su estreno el 3 de mayo de 2002 -como ya he dicho -; a España no llegaría hasta el 20 de junio. Y, desde el principio, se convirtió en un enorme éxito que batió records de taquilla. Para empezar, fue la primera película que superó los 100 millones de dólares en su primer fin de semana y la que menos tardó -solo 9 días -en superar los 200 millones de dólares. Todo esto hasta llegar a amasar la cifra de 407 millones de dólares solo en EEUU. Tampoco le fue nada mal a la película fuera de territorio americano, consiguiendo una taquilla mundial de 414 millones, con lo que la taquilla global de la película fue de 821 millones de dólares. Ni que decir tiene que fue la película del año y ni tan siquiera el Episodio II de Star Wars, El Ataque de los Clones (George Lucas, 2002), pudo hacerle sombra; además, fue la comic-movie mas taquillera de la historia hasta que The Dark Knight (Christopher Nolan, 2008), con mas de 500 millones de dólares en la taquilla americana y mas de 1000 millones en todo el mundo, le quitó el puesto.

Aunque, la película no solo triunfó en la taquilla, también fue muy bien recibida por el público, la mayoría de los fans del trepamuros e, incluso, la crítica -siempre reacia con este tipo de películas -tuvo que rendirse ante este film. También logró que creciera mas el interés que ya existía por Spiderman; recuerdo que, poco antes de que se estrenara en España, durante un viaje a Madrid, me pasé por una tienda de cómics que suelo frecuentar y esta tenía todas -pero todas, todas -sus estanterías llenas de cómics del arácnido y las paredes estaban prácticamente forradas de posters suyos. El triunfo de la tan añorada versión cinematográfica de Spiderman fue total.

Y no es de extrañar. Raimi hizo un trabajo excelente llevando al trepamuros a la pantalla grande. A pesar de los cambios con respecto a los cómics, el trabajo de adaptación fue brillante y la película se disfruta de principio a fin sin ningún problema y deja con ganas de mas. Además, los muchos guiños que hay hacia los cómics originales la hacen todavía mas atractiva. Una excelente película totalmente recomendable tanto a los admiradores de hombre araña -entre los que me encuentro -y los amantes del cine en general -donde también me encuentro -. En resumen, una maravilla.

Os dejo con uno de sus trailers en español:






LAS SECUELAS



SPIDERMAN 2 (2004)


Después del enorme éxito de Spiderman, Sony no perdió el tiempo y, rápidamente, puso en marcha su secuela. Sam Raimi volvía a ponerse detrás de las cámaras mientras que Alvin Sargent -esta vez si apareció en los créditos -se hizo cargo del guión sobre un argumento de Alfred Gough, Miles Millar y Michael Chabon. En un principio, la película iba a llamarse The Amazing Spider-Man, en claro homenaje a los cómics originales, pero al final se llamó simplemente Spiderman 2.

La historia se sitúa dos años después de la primera. Peter Parker se encuentra agobiado al serle muy difícil compaginar sus actividades como superhéroe con su vida personal, donde compagina sus estudios en la universidad con varios trabajos que le cuesta mantener; lo cual hace que tenga graves problemas económicos y se vea obligado a vivir en un apartamento de mala muerte. Para colmo, tiene que ver a Mary Jane todos los días en carteles publicitarios, ya que la chica ha logrado triunfar como actriz y, encima, está a punto de casarse con el astronauta John Jameson, hijo de J. Jonah Jameson. Tampoco va muy bien su relación con Harry Osborn, quién está empeñado en dar muerte a Spiderman, al que responsabiliza de la muerte de su padre. Harry ahora dirige Oscorp, la empresa de su padre, y se encuentra financiando el nuevo experimento del Dr. Otto Octavius, un eminente científico al que Peter admira mucho. No obstante, el experimento sale mal y Octavius pierde la razón a la vez que se fusiona con unos brazos mecánicos que utilizaba en sus experimentos, convirtiéndose en el Doctor Octopus, un nuevo supervillano contra el que Spiderman tendrá que luchar. El problema es que ha empezado a perder sus poderes sin saber como y empieza a replantearse seguir siendo Spiderman.

De nuevo fue reunido el reparto de la primera película con Tobey Maguire a la cabeza. Entre las nuevas incorporaciones quién mas destacó fue Alfred Molina, quién se hizo finalmente con el papel de Doctor Octopus, que fue anteriormente rechazado por Sam Neil, después de que Raimi decidiese hacerle una prueba tras verle en la película Frida (Julie Taymor, 2002). Otra nueva incorporación sonada fue la de Dylan Baker como el Dr. Curt Connors -personaje que ya fue nombrado en la primera película -, lo que hizo que se especulara con la posibilidad de que El Lagarto estuviera en la película; no iban mal encaminados, ya que este aparecía en el primer borrador de Gough y Millar. Por lo demás, Daniel Gillies interpretó a John Jameson y Donna Murphy a Rosalie, la esposa de Otto Octavius. De nuevo volvió a haber cameo de Bruce Campbell, esta vez como el acomodador que no deja entrar a Peter al teatro donde se representa la obra de Mary Jane, y de Stan Lee. Otros cameos destacables son los de otro amigo de Raimi, Scott Siegel, el cineasta John Landis y la actriz Emily Deschanel, protagonista de la serie Bones.

Con un presupuesto de 200 millones de dólares, la película contó con varios abances técnicos, como una cámara especial con la que rodar planos subjetivos de cuando Spiderman salta desde un edificio, dando mas espectacularidad a las escenas. También se empleó un nuevo traje, aunque muy similar al de la primera salvo por algunos detalles. El guión se centraba mas en los problemas personales de Peter Parker, pero eso no quitaba el que la película tuviera una nutrida gala de espectaculares escenas de acción, como la brutal secuencia del tren o el primer enfrentamiento entre Spiderman y Octopus.

El film se estrenó el 30 de junio de 2004; a España llegaría el 14 de julio. Su éxito fue inferior al de la primera, pero muy igualado, con 373 millones solo en EEUU y 410 millones en todo el mundo, haciendo un recaudación global de 783 millones de dólares. La recepción del film por público y crítica fue prácticamente la misma; aunque, como ocurre también con Superman 2 (Richard Lester, 1980) y Batman Vuelve (Tim Burton, 1992), muchos afirman que es, incluso mejor que la primera.

La película es muy buena y es una secuela mas que digna, pero para mi no llega a estar a la altura de la primera; y lo mismo pienso de Superman 2 y Batman Vuelve.


Os dejo con uno de sus trailers en español:




SPIDERMAN 3 (2007)


Tras el enorme éxito de las dos primeras, una tercera entrega era ya algo cantado. De hecho, Sony ni siquiera se esperó a que Spiderman 2 se estrenase y, en marzo de 2004, puso en marcha esta tercera entrega con vistas a estrenarla en mayo de 2007. Sam Raimi de nuevo regresó como director. Sin embargo, a diferencia de las dos películas anteriores, en esta nueva entrega él y los productores no iban a estar tan bien complementados; una primera muestra fue que, esta vez, Raimi quiso co-escribir junto a su hermano Ivan el guión de la película, el cual estaba siendo escrito por Alvin Sargent.

Esta vez, a Peter Parker le van mejor las cosas. Su vida personal está mejor encaminada y Spiderman cada vez es mas popular. Está planeando pedirle matrimonio a Mary Jane, pero esta tiene otras preocupaciones. Por un lado, su carrera como actriz está empezando a hacer aguas y, por el otro, está empezando a sentir celos de la popularidad de Peter como Spiderman y, para empeorar las cosas, aparece en escena Gwen Stacy, una compañera de la universidad de Peter que se muestra demasiado afectiva con él. Peter también tiene problemas, ya que Harry Osborn sigue queriendo vengarse de él por la muerte de su padre y se somete al mismo experimento de este convirtiéndose en le segundo Duende Verde. Para empeorar las cosas, la policía le comunica a Peter que un peligroso criminal, Frint Marko, ha escapado de la cárcel. También le comunican que él era cómplice del atracador que dejó escapar y que, en realidad, él fue quién mató a su tío Ben. Él no duda en ir a por él como Spiderman, pero Marko sufre un accidente en un acelerador de partículas y se convierte en un ser de cuerpo arenoso que empezará a ser conocido como Sandman. Spiderman es derrotado en el primer enfrentamiento con Sandman. No obstante, una extraña sustancia negra venida del espacio cubre su traje hasta volverlo completamente negro y le hace mas hábil y fuerte y puede derrotar a Sandman. Sin embargo, a la vez le va cambiando el carácter, volviéndole mas arrogante y oscuro. Tras un enfrentamiento con Harry en el que le deja desfigurado y agredir a Mary Jane tras intentar darle celos con Gwen, Peter se da cuenta de que se convierte en un monstruo y se libera del traje negro. Sin embargo, el simbionte alienígena busca a otro portador y lo encuentra en Eddie Brock, un fotógrafo resentido con Peter debido a que este hizo que lo despidieran del Daily Bugle y, encima, siente celos porque está enamorado de Gwen. Eddie se convierte así en Venom, un ser que posee los poderes de Spiderman y, además, puede anular su sentido arácnido. Tras forjar una alianza con Sandman, secuestra a Mary Jane para tenderle una trampa. Peter sabe que no puede enfrentarse a Venom y Sandman él solo y se verá obligado a pedirle ayuda a Harry.

De nuevo regresaba el mismo reparto de las anteriores entregas en sus respectivos personajes. A ellos se les unirían Thomas Haden Church, que por entonces gozaba de mucha fama por su participación en la premiada Entre Copas (Alexander Payne, 2004), para dar vida a Sandman, Topher Grace como Venon, Bryce Dallas Howard como Gwen Stacy y James Cromwell como el capitán de policía George Stacy, padre de Gwen.

En lo que mas discrepaban Raimi y el estudio era en los villanos. Raimi quería a los villanos de los cómics originales de los años 60 mientras que Sony quería villanos mas modernos. Con el Duende Verde y el Doctor Octopus no tuvieron problemas ya que estos eran muy populares pero, cuando Raimi anunció que para esta quería a Sandman, la cosa se torció, ya que los productores habían puesto sus ojos en Venom -creado a finales de los 80 -y, además, ya tenían pensado utilizar en esta la historia del simbionte alienígena y el traje negro. Finalmente, tanto Sandman como Venom fueron utilizados en el film. A estos se les uniría el segundo Duende Verde -o Duende Verde II -, único villano que tenía asegurada su participación dado el final de la segunda y por el hecho de que ya tenía actor asignado (James Franco).

Demasiados villanos y, además, demasiadas tramas y subtramas para un solo film de menos de tres horas de duración. Alvin Sargent llegó a proponer que la película se dividiera en dos partes para poder abarcar tanto material; propuesta que fue rechazada. El presupuesto de la película se disparó hasta los 260 millones de dólares, siendo la película mas cara de su tiempo. John Dykstra -quién ganó en 2005 el oscar por los efetos de la segunda película -, se negó a regresar en esta entrega y Scott Stokdyk le sustituyó como supervisor de los efectos especiales del film; donde se tuvieron que innovar efectos nuevos para, especialmente, las escenas de transformación de Sandman.

La película se estrenó, tanto en Estados Unidos como en España, el 4 de mayo de 2007. Su éxito en EEUU fue inferior al de las dos primeras, aunque no muy alejado, con 336 millones recaudados. No obstante, su éxito en todo el mundo fue mucho mayor amasando 554 millones, con lo que la recaudación global fue de 890 millones de dólares, siendo la película mas taquillera de la saga. No obstante, también fue la peor recibida, tanto por la crítica como por los fans del arácnido, que no perdonaron libertades como el transformar a Sandman en el verdadero asesino del tío Ben, convertir a Gwen Stacy en un segundo plato o lo muy desaprovechado que estuvo Venom en el film; para compensarlo, se está preparando un spin-off sobre este personaje.

Desde luego, la película tiene cosas ridículas, como la forma en que se trata el paso de Peter Parker al lado oscuro -especialmente, en el baile que se monta con Gwen para darle celos a Mary Jane -. Además, como ya he dicho antes, la película queda muy recargada con tantos villanos y tantas tramas juntas. No obstante, la película tiene cosas buenas, como la escena en la que Peter se libera del traje negro -totalmente fiel a los cómics -o el espectacular enfrentamiento final de Spidey y el Duede Verde II contra Sandman y Venom para rescatar a Mary Jane. No hay duda de que este es el episodio mas flojo de la saga, pero tampoco es el bodrio infumable que muchos dicen que es y por el que se empezó a demonizar a Raimi, sobre el que cayeron todas las culpas. Para mi es un buen film que no supieron sacarlo adelante bien.

Por cierto, aquí también hubo cameo del amigo Bruce; esta vez como el metre del restaurante donde Peter intenta pedirle matrimonio a Mary Jane.

Os dejo con uno de sus trailers en español:




SPIDERMAN 4 (2011) (suspendida)


El que se fuera a hacer una cuarta entrega era algo evidente. Ya entes de que se estrenara la tercera, en marzo de 2007, comenzaron a cirular rumores de que David Koepp había sido contratado para escribir la nueva entrega. No obstante, no hubo nada oficial hasta poco después del estreno de la tercera en mayo de 2007. Sony anunció la cuarta película para mayo de 2011. Sin embargo, esta vez muchas fueron las incógnitas sobre quién iba a dirigirla y a protagonizarla, puesto que Raimi y los actores solo se habían comprometido para tres entregas. Además, teniendo en cuenta la mala relación de Raimi con los productores en la anterior entrega, muchos vaticinaron que esta sería la primera película de spidey sin él como director.

El guionista James Vanderbilt, que por entonces había adquirido bastante fama y prestigio gracias a la película Zodiac, de David Fincher, fue contratado para escribir el primer borrador, el cual luego sería reescrito por David Lindsay-Abaire (Robots). Durante estos meses en los que la película estaba en proceso de guión poco era lo que se sabía de ella y lo único que había eran multitud de rumores y especulaciones un montón de fan-posters y fan-trailers que inundaron la red.

Finalmente, tras el verano de 2008, se anunció oficialmente que Raimi volvía a encargarse de la dirección y, poco después, se confirmó que Tobey Maguire y Kirsten Dunst regresarían también en sus respectivos papeles. Aún así, seguía desconociéndose la trama y cuales serían los villanos de este nueva entrega. El anuncio de que Dylan Baker podría volver por tercera vez en la saga como Curt Connors hizo creer que, por fin, El Lagarto haría su aparición en la saga. También se rumoreó a Morbius, Kingpin y Kraven el Cazador. No obstante, no había nada seguro y el proyecto parecía no avanzar.

A finales de 2009 pareció que la película arrancaba de una vez. Se anunció que Raimi ya tabajaba en la pre-producción y que los encargados de los efectos especiales ya se encontraban manos a la obra. Se fijó el inicio del rodaje para marzo de 2010 y se anunció también la contratación del cineasta Gary Ross, quién ya había trabajado con Maguire en Pleasantville (1998) y Seabiscuit (2003), para reescribir el guión de Vanderbilt y Lindsay-Abaire. Sobre los villanos, no hubo confirmación, pero muchos sitios dieron por hecho que serían El Buitre, para quién volvió a sonar el nombre de John Malkovich, y la Gata Negra, para quién sonaron Julia Stiles, Romola Garai y Rachel McAdams; aunque la gran favorita era Anne Hathaway.

La cosa parecía ir bien hasta que, en enero de 2010, las cosas se torcieron en pocos días. Primero se hicieron públicas nuevas discrepancias entre Raimi y los productores de nuevo a costa de los villanos, ya que estos últimos no querían a El Buitre y Raimi -que ya intentó colarlo en la tercera con Ben Kingsley dándole vida -si. Otro problema fue el encargo de una nueva reescritura del guión a Alvin Sargent porque el trabajo de Ross no terminaba de convencer. Y, para colmo, los de efectos especiales anunciaron que no los iban a tener listos para el plazo acordado. Esto llevó a Sony a anunciar que la película no iba a poder estrenarse en mayo de 2011, como estaba previsto, y debía retrasarse; aunque no dijeron ninguna fecha. No obstante, siguieron afirmando que el proyecto seguía adelante.

Nada mas lejos de la realidad. El 11 de enero de 2010, Sony anunció oficialmente que Spiderman 4 quedaba suspendida y que la saga se reiniciaría por completo al mas puro estilo Batman Begins; con esto le hicieron un buen "¡Zas! en toda la boca" a John Malkovich quién, el día anterior, había asegurado públicamente que Spiderman 4 se iba a hacer y que él iba a ser El Buitre en el film.





EL REBOOT



¿ULTIMATE SPIDERMAN? (2012)


Estaba claro que los éxitos de Batman Begins (2005) y The Dark Knight (2008), ambas de Christopher Nolan, influyeron bastante en la decisión de Sony de reiniciar por completo la saga Spiderman; incluso muchos fans descontentos con la tercera entrega -y algunos descontentos con la saga en general -no paraban de demandar dicho reinicio.

Nada mas saberse que Spiderman 4 estaba oficialmente cancelada y que Raimi, Maguire y Dunst estaban fuera del proyecto, se anunció una nueva entrega completamente renovada para 2012 que contase de nuevo los orígenes del héroe en el instituto. La nueva película, que sería también el inicio de una nueva trilogía, estaría producida de nuevo por Columbia Pictures, Marvel Studios, Laura Ziskin y Avi Arad y James Vanderbilt fue llamado de nuevo para hacerse cargo del guión. No obstante, contaría con un nuevo director y un reparto completamente renovado.

De nuevo volvió a haber una larga lista de posibles directores para el proyecto y volvieron a sonar los nombres de Roland Emmerich, David Fincher, Ron Howard, Tim Burton e, incluso, James Cameron -aunque este no tardó en desmentir cualquier rumor que le vinculaba a este proyecto asegurando no estar ya interesado en dirigir una película de Spiderman -; hace poco se supo que a la recientemente oscarizada Kathryn Bigelow (En Tierra Hostil) se le ofreció dirigir este film, pero lo rechazó. El elegido fue finalmente el emergente Marc Webb, que en 2009 había logrado un gran éxito de crítica y público con la película, (500) Días Juntos.

A diferencia de Raimi, que se basó en los cómics originales, Webb afirmó que, para este film, tiene pensado basarse en los cómics Ultimate. Otra de sus intenciones, dado que Sony quiere que la película sea en 3D, es rodarla directamente así de una forma parecida a la de la supertaquillera Avatar (2009), para lo que no ha dudado en pedirle consejo a Cameron. Este, a pesar de que dijo no estar interesado en el film, accedió a colaborar con Webb en esta película -aunque solo sea para asesorarle en torno a las 3D -debido a que le gustó mucho (500) Días Juntos.

La película, que carece de título definitivo -muchos la llaman Spiderman 4 a pesar de no ser la cuarta tentrega de la saga -se encuentra actualmente en pre-producción y se estrenará en EEUU el 3 de julio de 2012. De momento, no hay ningún actor asociado al proyecto. Varios han sido los nombres de actores jóvenes rumoreados para este film; los mas sonados han sido Logan Lerman (Percy Jackson y El Ladrón del Rayo) como Peter Parker/Spiderman y Meaghan Jette Martin (Camp Rock) como Gwen Stacy.

Las opiniones en torno a este film se dividen entre los que ven con buenos ojos que la saga se reinicie y los que preferían que se hubiera hecho la cuarta entrega de nuevo con Raimi dirigiendo; yo, claramente, me inclino por los segundos, aunque seguiré de cerca este film y le daré una oportunidad porque, simplemente, quiero mas Spiderman.





LA MARVELMANIA


El enorme éxito de Spiderman puso mas de moda que nunca a los personajes de Marvel; que, por una vez, le tomaba la delantera a su gran rival, DC, que se vio obligada a reaccionar y sacó a la palestra a sus dos héroes principales, Batman y Superman, para no quedarse atrás.

Las adaptaciones de Marvel se dispararon y toda una serie de películas basadas en estos superhéroes, sin contar las respectivas secuelas de Spiderman, X-Men y Blade, se sucedieron a lo largo de la pasada década. Puede que la mayoría de estas películas ya existieran como proyectos antes de que Spiderman se estrenarse, pero si es bien cierto que el éxito del arácnido les dio un buen empujón.

Sin embargo, por muy prometedora que fuera en sus principios, esta etapa de películas Marvel resultó bastante fallida y ninguno de los films que se estrenó estuvo a la altura del film de Raimi ni llegó a cumplir las expectativas puestas en ellos. Dicha etapa culminaría en 2008, cuando la adaptación de Iron Man inició una nueva etapa en donde Marvel tiene mas el control de las películas haciendo adaptaciones mas fieles, entremezclando las tramas como en los cómics -algo muy demandado por los fans -y realizando crossovers, como un ambicioso proyecto sobre Los Vengadores que se prepara para 2012.

Volviendo a esta etapa fallida, sus mejores ejemplos son:


DAREDEVIL (2003)

Esta película escrita y dirigida por Mark Steven Johnson sobre el famoso superhéroe ciego se encontraba en producción cuando Spiderman se estrenó y se vio muy beneficiada por el éxito de la película de spidey, viendo como la Fox aumentaba su presupuesto de 60 millones de dólares en 80 millones. No obstante, a pesar de un diseño de producción alucinante, un diseño del traje del protagonista muy fiel a los cómics, un cartel de buenos actores secundarios, planos calcados de las viñetas, unas escenas de acción muy logradas y una estupenda banda sonora, la película dejaba muchos que desear y dejó con bastante mal sabor de boca debido, especialmente, a un guión bastante flojo, a un protagonista -Ben Affleck -que no terminaba de convencer y varias libertades que no gustaron nada, como un Kingpin interpretado por un actor negro -Michael Clarke Duncan -.

La película no fue un fracaso, pero no hizo la taquilla que se esperaba y, viendo lo mal recibida que fue por los seguidores del cómic, los responsables decidieron no hacer la secuela que tenían pensada y, en su lugar, hicieron un spin-off sobre Elektra, interpretada en el film por Jennifer Garner y quién volvió a darle vida en dicho spin-off que fue dirigido por Rob Bowman en 2005 y que, aunque fue un fracaso de crítica y público, yo lo encontré mejor que esta película. Ahora están preparando un reboot del personaje junto a Frank Miller -que resucitó al personaje en el cómic allá por los 80 -con el que esperan tener mejor resultado.

Cabe destacar que quién da vida en la película a Franklin “Foggy” Nelson en la película es Jon Favreau, el director de Iron Man, y que la secretaria de Matt Murdock -el alter ego de Daredevil -está interpretada por Ellen Pompeo, la protagonista de la serie Anatomía de Grey.



HULK (2003)

Otro film que también levantó muchas expectativas que se quedaron en el limbo fue esta adaptación del famoso hombre verde. Fue toda una sorpresa cuando, en 2001 -con el éxito de Tigre y Dragón (2000) aún reciente -, se anunció que Ang Lee iba a dirigir la adaptación de el film sobre Hulk y esto dio muchas esperanzas al proyecto; sin embargo, hace falta mucho mas que un director talentoso para llevar una adaptación de cómic a buen puerto y eso quedó bien claro en este film.

Los seguidores del cómic se llevaron un nuevo chasco al ver que Lee se montó su propia película y, encima, con un Hulk que parecía mas el hermano pequeño del gigante verde de la conocida marca de maíz que al Hulk de los cómics que todos conocemos. Un film bien dirigido y con buenas interpretaciones de su elenco protagonista -Eric Bana, Jennifer Connelly, Sam Elliot, Nick Nolte... -, pero muy poco digerible y con muy poca fidelidad a los cómics. Ni que decir tiene que el film no logró recuperar los 137 millones de dólares que costó en la taquilla americana y que salvó los muebles gracias a la taquilla mundial.

Cinco años después, la cosa se arregló con El Increible Hulk, una secuela-reboot con nuevo director, Louis Leterrier, y con un reparto completamente renovado (Edward Norton, Liv Tyler, William Hurt, Tim Roth...). Puede que, comercialmente, este nuevo film tuviera unos resultados similares a los de la anterior. Sin embargo, si contentó mas a la mayoría de los fans gracias, especialmente, a un guión y una trama mas acorde a las de los cómics, un Hulk mas logrado y fiel al de las viñetas y, encima, un cameo del Iron Man cinematográfico al final ¿Que mas se puede pedir?



EL CASTIGADOR (2004)

Después de que Dolph Lundgren abochornara a los seguidores de Punisher en aquel bodrio de 1989 del que la Marvel renegó, el guionista Jonathan Hensleigh (Jungla de Cristal: La Venganza, Armageddon) debutó en la dirección llevando de nuevo al cine a este personaje en otro film que prometía y que, de nuevo, se quedó en casi nada gracias a un protagonista (Thomas Jane) falto de carisma, un villano (John Trabolta) demasiado pasado de rosca, unos secundarios metidos con calzador y una trama que no se puede coger ni con pinzas. El film mejora bastante comparado con la versión de Lundgren pero, aún así, no se puede decir que fuera la versión cinematográfica que Frank Castle merecía. Al igual que con Hulk, habría que esperar hasta 2008 para ver a un Punisher cinematográfico como dios manda.

Punisher: War Zone, de la directora Lexi Alexander, nos ofrece a un Frank Castle, interpretado por Ray Stevenson, mucho mas logrado y mas fiel al de las viñetas y una trama mucho mas apropiada en un film violento, sangriento y con un estilo ochentero -mas, incluso, que el del film de Lundgren -que lo hace mas atractivo. Es una pena que esta película no fuese apreciada por el gran público y no llegase a triunfar en taquilla -en España no llegó a estrenarse -, porque es un film mucho mejor de lo que aparenta que se merecía mejor suerte y, desde luego, es mucho mejor que la bozofia de Lundgren y este fallido intento de 2004.



LOS 4 FANTÁSTICOS (2005)

Tras pasar por las manos de directores como Chris Columbus -que terminó como productor -o Peyton Reed, esta adaptación que la Fox produjo de Los 4 Fantásticos terminó en manos de Tim Story, muy popular entonces gracias al éxito de Taxi, derrape total (2004) -versión americana de la exitosa cinta francesa producida por Luc Besson en 1998 -. Aunque cueste creerlo, uno de sus guionistas era Mark Frost, co-autor junto a David Lynch de la magnífica serie Twin Peaks. Desde luego no es una gran película y como adaptación de los cómics le gana la versión de 1994. No obstante, resulta divertida y sus protagonistas (Ioan Gruffudd, Jessica Alba, Chris Evans y Michael Chiklis) no lo hacían mal.

Aquí el problema es su secuela, Los 4 Fantásticos y Silver Surfer (2007), donde repitió el mismo director y el mismo reparto, pero donde no estuvieron tan acertados. Por no hablar de despropósitos como el convertir a Galactus en una especie de nube cósmica -o a saber que era eso -o devolverle el aspecto normal al Dr. Muerte -interpretado de nuevo por Julian McMahon -para que ya no podamos verlo con su famosa máscara de hierro y su capucha. Ni que decir tiene que los de la Fox ya están preparando un reinicio como con Daredevil.



EL MOTORISTA FANTASMA (2007)

Tras Daredevil, Mark Steven Johnson no aprendió la lección y dirigió esta adaptación de Ghost Rider que llevaba ya muchos años gestándose y por la que Nicolas Cage -que buscaba la forma de quitarse la espina por no haber podido ser Superman a finales de los 90 -y Johnny Depp se pelearon por el papel protagonista; saliendo vencedor el primero.

De nuevo, Johnson filmó una película de impecable aspecto visual, con un motorista fantasma de lo mas logrado -al menos, visualmente -y unas escenas de acción y efectos especiales a la altura. Sin embargo, el resto es para echarle de comer a parte. El guión que David S. Goyer -productor de la cinta -escribió para el film en 2001 fue rechazado y dejaron que Johnson escribiera uno de su cosecha propia, lleno de momentos y diálogos ridículos a mas no poder y un villano (Wes Bentley) que no hay por donde cogerlo; por no hablar de que la primera media hora es para dormirse.

En resumen, un desastre cuyos responsables quieren arreglar de la misma forma que con se hizo con Hulk y Punisher; haciendo una secuela-reboot, para mas señas. La buena noticia es que quieren a Goyer en el film como guionista y director; la mala es que él todavía se lo está pensando.




SPIDERMAN Y EL 11-S


Como ya he dicho antes, Spiderman fue una de las muchas películas que sufrieron la censura que se originó a raíz de los terribles atentados del 11 de septiembre de 2001 y se llegó a decir que la película no se estrenaría jamás debido, entre otras cosas, a que los americanos -especialmente, los neoyorkinos -no estaban para héroes. Naturalmente, se equivocaron, ya que, tras ese terrible suceso, los americanos -que acababan de descubrir su vulnerabilidad -necesitaban mas héroes que nunca.

Hay una teoría, que yo no encuentro muy descabellada, que afirma que los americanos empezaron a superar el 11-S después del estreno de Spiderman. A pesar de los meses transcurridos, en mayo de 2002 los efectos de aquella masacre seguían muy latentes, sobre todo en Nueva York, y, aunque se afirmaba que la población estaba empezando a pasar página, el miedo y el desánimo aún seguía muy dentro de la gente y la irrupción de Spiderman -un héroe americano y de Nueva York -en sus vidas marcó el inicio de la superación de la catástrofe al encontrar en el hombre araña una figura a seguir para salir del túnel. Puede que para algunos sea una chorrada, pero no sería la primera vez que se utiliza un personaje de cómic para estas cosas; acordaos de aquellos seriales de las sesiones matinales de Batman, Superman y otros superhéroes que se hacían en los años 40 para levantar la moral de los americanos durante la II Guerra Mundial.

Puede que esta fuera la intención de los responsables del film y por eso, entre otras cosas, se incluyó aquella escena -tachada de propagandista por los fans de Hugo Chávez -en la que, durante el enfrentamiento entre Spiderman y el Duende Verde en el puente de Brooklyn, una multitud de gente acude en ayuda de spidey al grito de consignas como “¡Si te metes con Spiderman, te metes con Nueva York!”.

Pero, bueno, no quiero profundizar mucho en ese tema porque no me gusta mucho mezclar cine y políctica; un tema que necesita una entrada -o mas -para él solo. Tan solo quiero dejar constancia de esto para mostrar como Spiderman, además de un gran éxito, fue todo un fenómeno sociológico.



Y, como ya viene siendo habitual, termino con la banda sonora del film, de la cual se encargó Danny Elfman, el mismo que ya puso música a Batman cuando este estaba al cargo de Tim Burton. Aquí os dejo el tema:



Y, si lo queréis escuchar viendo a la vez los impresionantes créditos iniciales del film, aquí os lo dejo también:





2 comentarios:

fanta dijo...

AMEN ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

AXA dijo...

Ya te digo.