INDIANA JONES

Su figura, con su sombrero y su látigo, es ya todo un icono del cine de aventuras y del cine en general. Hablo, naturalmente, de Indiana Jones, el personaje principal de una saga de películas que ha marcado un antes y un después en el género cinematográfico que ha sido víctima de numerosas imitaciones y parodias y referente para toda una generación. Y tres son los nombres propios que están unidos a esta saga y que solo faltaría la ausencia de uno de ellos para que la franquicia no funcionara. Estos nombres son, naturalmente, los de Steven Spielberg (director), George Lucas (productor) y Harrison Ford (protagonista). Esta es su historia:


EN BUSCA DEL ARCA PERDIDA (1981)

La película comienza en sudamérica, en 1936. Indiana Jones, un arqueólogo americano aficionado a recorrer el mundo en busca de reliquias, logra escapar de un templo en donde ha superado varias trampas para lograr un ídolo de oro que le arrebata de las manos su mayor enemigo, el francés Belloq. Tras regresar a Connecticut (EEUU), en donde trabaja como profesor de arqueología en la Universidad Marshall, recibe la visita de unos hombres que trabajan para la inteligencia del ejército americano para advertirle de que Hitler va detrás del Arca de la Alianza y le piden que la encuentre antes de que caiga en manos del III Reich. Jones acepta y marcha a Nepal en busca de su antiguo colega, el profesor Abner Ravenwood, quién había buscado el arca durante años y posee mucha información para encontrarlo. Sin embargo, solo encuentra a su hija, Marion Ravenwood, con quién tuvo una relación en el pasado que no acabó muy bien. Tras salvarla de unos agentes alemanes, se marcha con ella a Egipto, donde se cree que se encuentra el arca. Allí los alemanes tienen una excavación en marcha dirigida por Belloq.

Todo comenzó en 1977, en una playa de Hawai. Durante una conversación amistosa, Steven Spielberg le comentó a George Lucas sus deseos de hacer una película de James Bond pero, hasta el momento, el productor de la famosa saga, Albert "Cubby" Broccoli, lo había rechazado. En ese momento, Lucas le comentó que tenía en mente una idea mucho mejor que las películas de 007. Desde hacía varios años llevaba desarrollando una historia en la cual había trabajado casi al mismo tiempo que en La Guerra de las Galaxias (1977), su obra cumbre. Se trataba de una historia de aventuras inspirada en los seriales de aventuras de las sesiones matinales de los años 30 y 40. Dicha historia transcurriría en los años 30 y trataría sobre un arqueólogo aventurero que buscaría el Arca de la Alianza. Lo de usar esta famosa reliquia bíblica fue idea del cineasta Philip Kaufman -gran amigo de Lucas -, quién oyó hablar de ella a su dentista cuando tenía nueve años; Kaufman aparecería en los títulos de créditos como autor del argumento junto con Lucas.

A Spielberg le entusiasmó la idea y, rápidamente, se pusieron a trabajar en ella alternándola con sus siguientes trabajos, la comedia 1941 (1979) -Spielberg -y El Imperio Cotraataca (Irvin Kershner, 1980) -Lucas -. No obstante, hasta el momento solo tenían la idea argumental y algunas imágenes que Lucas tenía en la cabeza, como la de un hombre a caballo subiéndose a un camión en marcha o la imagen de un sombrero y un látigo. Por ello, contrataron al guionista y director Lawrence Kasdan -que también trabajaba en el libreto de El Imperio Contraataca -para que convirtiera la idea de Lucas en un guión que daría píe a la gran película que ambos estaban preparando. Kasdan escribió siguiendo las pautas de Spielberg y Lucas quienes, además de los seriales de los años 30 y 40, también tomaron como fuente de inspiración los cómics y las novelas de aventuras. Aunque, lo que mas les inspiró fueron películas clásicas, en especial Las Minas del Rey Salomon (Compton Bennet y Andrew Marton, 1950), con Stewart Granger, El Tesoro de Sierra Madre (John Huston, 1948), con Hunfrey Bogart, y El Secreto de los Incas (Jerry Hopper, 1954), con Charlton Heston -quién vestía con sombrero y cazadora -. Aunque también sirvieron de inspiración las comedias protagonizadas por Katharine Hepburn y Spencer Tracy para los aspectos cómicos de la trama y, especialmente, para las relaciones del protagonista con las mujeres.

Así, poco a poco, empezó a tomar forma la película y el héroe que iba a protagonizarla. Este, en un principio, iba a llamarse Indiana Smith. Lucas cogió el nombre del perro de su mujer, un malamute de Alaska que se llamaba Indiana. A Spielberg le gustó el nombre, pero no el apellido, así que convenció a Lucas para cambiarlo por Jones; así pasó a llamarse Indiana Jones. Aunque este no sería utilizado en el título de la película, la cual se llamó Raiders of the Lost Ark; aquí en España, En Busca del Arca Perdida.

Una vez terminado el guión, Spielberg y Lucas trataron de venderlo a un estudio. Sin embargo, a pesar de los enormes taquillazos que les precedían, no lo tuvieron tan fácil a la hora de encontrar financiación y distribución para el film. El único que confió en ellos fue Michael Eisner que, por entonces, era presidente de Paramoun Pictures -mas tarde, en 1984, sería presidente de Disney hasta su polémica destitución en 2005 -. A Eisner le entusiasmó la historia, pero desconfiaba de Spielberg, ya que este acostumbraba mucho a excederse en el presupuesto -vease los casos de Tiburón (1975) y la susodicha 1941; la cual fue un fracaso monumental -. Eisner le pidió a Lucas que buscase a otro director, pero este se negó a traicionar a Spielberg y no paró hasta que Eisner terminó por ceder. Así, Spielberg y Lucas recibieron un cheque de 20 millones de dólares, un plazo para rodar de 87 días y la garantía de que ningún miembro del estudio les molestaría durante el rodaje. Spielberg sería el director mientras que Lucas actuaría como productor ejecutivo; además de inspirador del argumento.

Una vez lograda la financiación y distribución de Paramount, el gran reto era encontrar al actor que se encargaría de dar vida al héroe del film. El primer elegido fue el actor Tom Selleck. Sin embargo, este ya se había comprometido con Magnum, una serie de Tv que, en un principio, había sido abortada pero que terminó por hacerse, con lo que Selleck no pudo protagonizar la película; cosa que ha lamentado todos estos años. Fue entonces cuando Spielberg propuso a Harrison Ford, a quién veía ideal para el papel. Lucas, sin embargo, tenía sus reservas, ya que trabajó con él en American Grafitti (1973) y La Guerra de las Galaxias y temía que su nombre se asociara al de él, como el de Robert de Niro a Martin Scorsese. Además, Lucas tenía claro que si la película tenía éxito se harían dos secuelas y quería que el protagonista accediera a firmar un contrato por tres películas, algo a lo que Ford se negó cuando fichó para La Guerra de las Galaxias. No obstante, el actor, convencido por Spielberg, aceptó firmar el contrato y Lucas lo aceptó.

En cuanto al resto del reparto, hicieron pruebas a varias actrices -entre ellas Debra Winger, Sean Young y Amy Irving; futura esposa de Spielberg - para el papel de Marion Ravenwood hasta que encontraron en la casi desconocida Karen Allen a la elegida. Para el rol de Belloq, el principal villano del film, se tanteó al principio al italiano Giancarlo Giannini, pero terminaron decantándose por el británico Paul Freeman. El actor Denholm Elliott se encargaría de interpretar a Marcus Brody, el decano de la universidad de Jones, además de amigo suyo. Para dar vida a Sallah, el amigo egipcio de Jones, en un principio se pensó en Danny DeVito -ya que el personaje en el guión era descrito como un hombre bajito -, pero terminaron por elegir a John Rhys-Davies, que no cumplía esas características físicas, por lo que el personaje fue cambiado; curiosamente, Rhys-Davies interpretaría, años después, al enano Gimli de la trilogía El Señor de los Anillos de Peter Jackson. También cabe destacar la pequeña aparición al principio de la película de un joven y principiante Alfred Molina, hoy día famoso gracias a éxitos como Spiderman 2 (Sam Raimi, 2004) -donde interpretaba al Dr. Octopus -o El Código Da Vinci (Ron Howard, 2006).

El rodaje se llevó a cabo en La Rochelle (Francia) y Túnez -en donde, entre otras cosas, se recreó El Cairo y la excavación en el desierto -hasta acabar en los estudios Elstree de Hertfordshire (Inglaterra) y culminar en Hawai, donde se rodó la archifamosa escena con la que comenzaba la película. La parte mas dura fue la que transcurrió en Túnez, en donde la mayor parte del equipo sufrió una infección vírica. Esto dio píe a una de las anécdotas mas famosas del rodaje. Durante la persecución en las calles de El Cairo, Jones se encontraba con un árabe espadachín con el que protagonizaba una escena de lucha que ocupaba tres páginas del guión. Sin embargo, debido a la enfermedad, se cambió dicha escena y, en lugar de la lucha a espadas, el protagonista desenfundaba su pistola y le disparaba al árabe mientras este se hacía exhibiciones con la espada. Dicha escena ha pasado a la historia como una de las mas divertidas de la historia del cine.

A pesar de contar con 87 días, Spielberg terminó de rodar la película en 73 y no se excedió en ningún solo momento del presupuesto; contradiciendo las opiniones de Eisner. Las escenas de acción, como la del camión, fueron de las mas difíciles de rodar. Especialmente, porque Ford se empeñó en hacerlas el mismo a pesar de tener al gran Vic Armstrong como doble. La entrega de Ford en esta película fue tal que muchas de las magulladuras que luce en el film son auténticas y mas de una vez se jugó el tipo; especialmente en la archifamosa secuencia del principio en la que es perseguido por una gran bola de piedra. Dicha bola, en realidad, estaba hecha de fibra de vidrio, pero era bastante pesada y podía haber causado lesiones al protagonista de haberlo pillado. Pronto, Ford se convertiría en un elemento tan importante para la película, y la saga que surgiría a continuación, como Lucas y Spielberg.

Otra escena difícil de rodar fue la del final, cuando Belloq y los nazis abren el arca en una isla griega y pasa lo que pasa. La dificultad de esta escena radicaba en que en ella se usaban efectos visuales generados por la compañía Industrial Light & Magic (ILM) -creada por Lucas -. Ni siquiera Lucas y Spielberg sabían como iba a quedar tal escena, puesto que en el guión de Kasdan solo hacía referencia a un cataclismo. Los artistas de ILM crearon tres bocetos que hacían referencia a figuras fantasmales, luces raras y una tormenta de fuego. Lucas y Spielberg, en lugar de elegir uno de estos tres bocetos, optaron por quedarse con los tres y fundirlos, logrando que la escena fuese de los mas espectacular.

La película, tras ser presentada en Cannes, se estrenó en EEUU el 12 de junio de 1981, obteniendo un éxito enorme que ni tan siquiera sus responsables hubieran imaginado, recaudando 242 millones de dólares en EEUU y casi 400 millones en el resto del mundo. Su éxito fue tal que en algunas ciudades -como San Diego -llegó a estar mas de un año en cartel. A partir de ahí ha pasado a la historia como todo un clásico y una de las películas mas importantes de la historia del cine y en todo un fenómeno sociológico que influyó mucho en toda una generación. Claro, que la cosa no se quedó ahí.

Aquí dejo uno de sus trailers:




INDIANA JONES Y EL TEMPLO MALDITO (1984)

Lucas tenía claro que si En Busca del Arca Perdida era un éxito se harían dos películas mas, creando así una trilogía como hizo con La Guerra de las Galaxias. Después del estreno de la película empezó a trabajar en la historia de la nueva entrega, la cual iba a ser una precuela de la primera -algo que a Lucas se le da muy bien -al desarrollarse la historia un año antes. Lucas quería algo completamente distinto -aunque sin traicionar el estilo de la primera entrega -y encontró la solución recurriendo a la mitología hindú. Inspirándose en una de las películas favoritas de Spielberg, Gunga Din (George Stevens, 1939), ideó un argumento en el que Indiana Jones viajaría a la India y se enfrentaría a la Secta Thugge. Willard Huyck y Gloria Katz, con los que Lucas ya había trabajado en American Graffiti, serían, esta vez, los encargados de transformar la historia en guión.

La película comienza en Shanghai, en 1935. Tras una escaramuza en un night club -llamado Obi Wan en claro guiño a La Guerra de las Galaxias -, Indiana Jones escapa en un avión acompañado de Tapón, un niño chino amigo suyo, y Willie Scott, una frívola cantante de salón, y llega a la India, en donde un poblado le pide ayuda porque la diabólica secta Thuggee ha secuestrado a todos los niños de la aldea y se ha llevado su piedra sagrada, sin la cual sus tierras no dan alimento. Jones acepta y, junto con Willie y Tapón, se dirige a lomos de un elefante a un palacio en cuyas catacumbas los thuggee tienen su templo, donde realizan sacrificios humanos y tienen a los niños como esclavos en una mina.

En esta ocasión, Lucas, que, por aquel entonces, se estaba divorciando y estaba muy bajo de ánimos, concibió la historia para que fuese mucho mas oscura que En Busca del Arca Perdida. Algo que no compartía del todo Spielberg, quién prefería que la película fuera lo mas parecida posible a la anterior. Sin embargo, Lucas logró convencerle.

Con Ford asegurado para interpretar a Jones, el reto era buscar a los demás miembros del reparto. Para el papel de Willie hicieron pruebas a varias actrices -una de ellas, una desconocida Sharon Stone -hasta dar con Kate Capshaw; actriz con la que Spielberg tuvo una relación de lo mas amistosa durante el rodaje y con quién terminaría casándose tras su divorcio de Amy Irving en 1989. Para Tapón también se le hicieron pruebas a muchos niños orientales. Sin embargo, el elegido, Ke Huy Quan, un niño vietnamita de 12 años, había asistido al casting para acompañar a su hermano y, al verle, decidieron hacerle una prueba y acabaron eligiéndolo para su gran sorpresa. Para el villano principal del film, el sacerdote thuggee Mola Ram, se escogió al fallecido Amrish Puri, que terminaría convertido en uno de los villanos mas famosos del cine de Bollywood. Del resto del reparto, cabe destacar una pequeña aparición de Dan Aykroyd en la escena del aeropuerto de Shanghai, en la cual Spielberg, Lucas y Frank Marshall hacían un cameo como turistas.

Tras conseguir un presupuesto de 28 millones de dólares y un adelanto de los cines de 40 millones, el rodaje comenzó en Sri Lanka, donde, entre otras cosas, construyeron el poblado de los niños secuestrados y el puente colgante donde se desarrolla la inquietante pelea final sobre el foso lleno de cocodrilos. Spielberg nunca llegó a cruzar este puente, ya que le tenía pánico, y cunado tenía que cruzar al otro lado lo hacía rodeando la garganta en coche. Ford, en cambio, se puso a saltar sobre él en cuanto estuvo terminado. Como en la primera película, Ford se empeñó en hacer la mayoría de las escenas de acción. Aunque, en esta ocasión, lo pasó mas mal al lesionarse la espalda y tuvo que ausentarse unos días en los que Vic Armstrong le sustituyó en varias escenas, como en las que se le veía de lejos a lomos del elefante o estaba de espaldas.

Una vez terminada la fase del rodaje en Sri Lanka, el rodaje debía haber continuado en la India, donde tenían pensado rodar en el Palacio de la Rosa de Jaipur. Sin embargo, se encontraron con la oposición del gobierno local de Rajastán y tuvieron que recrear el palacio en los estudios de Elstree, en donde se terminaría el resto del rodaje. En los estudios se rodaría la escena mas famosa y trepidante de toda la película, la espectacular persecución de vagonetas en la mina. Para dicha escena se construyó un nuevo tipo de cámara y, dentro de las vagonetas, se emplearon unos muñecos articulados con la forma de los protagonistas manejados por control remoto. Los resultados dejan perplejo a cualquiera.

La razón de que se les negara rodar en aquel palacio de la India fue porque una de las escenas que se iban a rodar allí era la famosa cena a la que eran invitados los protagonistas y que consistía en escarabajos, serpientes con crías de anguila en su interior, sopa de ojos y sesos de mono -que, en realidad, eran natillas con salsa de frambuesa -. Esta escena, una de las mas cómicas de la película, había sido concebida para ridiculizar los prejuicios de los occidentales ante las costumbres de otras culturas. Sin embargo, los hindúes no lo vieron así y tomaron aquello como una ofensa a sus creencias; por lo que no es de extrañar que, después, la película no fuese muy bien recibida en la India.

Esta no fue la única polémica que acompañó al film, ya que, tras presentarlo a la Motion Picture Association of America (MPAA) -encargada de elaborar la tan temida la calificación por edades de las películas -, se le otorgó la calificación R -restringida a menores de 17 años no acompañados -por su oscuridad y algunas escenas gore, como aquella en la que Mola Ram le arranca el corazón con la mano a un pobre desgraciado. No obstante, el estudio presionó a la MPAA hasta conseguir que la película obtuviera la calificación para todos los públicos y así no reducir el número de espectadores en las salas de cine. Sin embargo, esto generó problemas al llevarla a otros países; en Inglaterra, por ejemplo, fue censurada con hasta 25 cortes. Fue por ello que, tras esta película, la MPAA decidió crear una calificación intermedia entre la de todos los públicos y la R; así nació la PG-13, que restringe el acceso a salas a menores de 13 años no acompañados.

A pesar de todo, aunque obtuvo un éxito inferior al de la primera, la película logró recaudar casi 180 millones de dólares solo en EEUU tras su estreno el 23 de mayo de 1984. No obstante, no es muy bien recordada por muchos fans, que la consideran la menos lograda de la saga. Incluso Spielberg y Lucas tienen ciertos reparos al hablar de ella. Para mi, en cambio, aunque no supera a En Busca del Arca Perdida, es una película muy buena y lograda capaz de estar a la altura de ella.

Aquí dejo uno de sus trailers:




INDIANA JONES Y LA ULTIMA CRUZADA (1989)

Tras los éxitos de las anteriores entregas, la tercera entrega era cuestión de tiempo que se hiciese. No obstante, esta nueva entrega se hizo algo mas de rogar, dado que Lucas no encontraba una historia que fuese de su agrado. Entre las muchas ideas que tenía para elegir, estaban una que trataba sobre la leyenda del Rey Mono de la antigua China, otra en la que Jones se enfrentaba a unos fantasmas en un castillo escocés u otra que se desarrollaba en el Tibet. Sin embargo, ninguna eran de su agrado. Fue entonces cuando decidió acercarse mas a la primera entrega y utilizar de nuevo un famoso objeto bíblico; en esta ocasión se trataba del mítico Santo Grial. Además, en esta nueva entrega, tanto Lucas como Spielberg quisieron ahondar mas en la vida del protagonistas y decidieron incluir en la trama al personaje de Henry Jones, el padre del protagonista; además de una escena inicial en la que se mostraría su juventud. Lo del padre de Jones, con el que el personaje no tiene muy buena relación pero se reconcilia en la película, fue mas cosa de Spielberg, quién tampoco había tenido una buena relación con su padre durante varios años.

Así, la película empieza en Ohio, en 1912. Un adolescente Indiana Jones trata de impedir que unos mercenarios se lleven la Cruz de Coronado; pero fracasa -aunque el jefe de los mercenarios le regala su sombrero junto con un buen consejo -. Años después, en 1938, logra, por fin, recuperar la cruz cerca de la costa portuguesa. Al regresar a Connecticut, se entera de que su padre, el también arqueólogo Henry Jones, ha desaparecido en Venecia mientras buscaba el Santo Grial. Acompañado de Marcus Brody y con la financiación de Walter Donovan, un misterioso hombre de negocios que también había financiado a su padre, viaja a Venecia para encontrarse con la atractiva doctora Elsa Schneider, quién había acompañado a su padre en su búsqueda hasta que desapareció. Pero, una vez que encuentra a su padre en un castillo en la frontera entre Alemania y Austria, descubre que Donovan y Schneider son dos traidores que trabajan para los nazis.

En esta ocasión, Ford no era el único que regresaba. También lo hicieron Denholm Elliott como Marcus Brody y John Rhys-Davies como Sallah. Entre las nuevas incorporaciones se encontraban la bellísima Alison Doody -que fue chica Bond en Panorama para Matar (John Glen, 1985) -como Elsa Schneider, Julian Glover -que interpretó al General Veers en El Imperio Contraataca -como Walter Donovan, Michael Byrne como el malvado oficial alemán Vogel -personaje, inicialmente, previsto para Glover -y Kevork Malikyan como Kazim, líder de una hermandad de zelotes encargada de proteger el grial. Aunque, los dos puntos mas fuertes de su reparto, fueron el fallecido River Phoenix como el joven Indiana Jones de la escena del principio y, sobre todo, el gran Sean Connery como Henry Jones. Para este papel, Lucas había pensado en Gregory Peck, pero Spielberg logró convencerle de que eligieran a Connery, a pesar de que solo era 12 años mayor que Ford, y la cosa resultó al cien por cien. La química entre Ford y Connery fue esencial para mostrar la relación paternofilial entre ambos personajes -verdadero eje central de la trama -; además, Connery aportó buenas dosis de humor a la trama, consiguiendo así que esta sea la entrega mas cómica.

El rodaje comenzó en Almería (España) -donde Spielberg ya rodó El Imperio del Sol (1987) -, donde se realizarían las escenas que transcurrían en el desierto jordano, como la espectacular escena del tanque. Después, se completó en Venecia -donde se dio por primera vez la ocasión de que el lugar del rodaje coincidía con el de la trama -, Oxfordshire (Inglaterra) -donde se rodó la famosa escena en Berlín en la que Hitler le firmaba un autógrafo a Jones -, Mayen (Alemania) -para rodar la escena del castillo -, la Ciudad de Petra (Jordania), hasta acabar en los estudios Elstree.

Aunque allí no acabó el rodaje, ya que, en EEUU -a parte de la escena de la persecución de motos que Lucas y Spielberg decidieron incluir al no gustarles el primer montaje -se rodó la escena del principio con River Phoenix -hermano de Joaquin Phoenix, por cierto -como joven Indiana Jones. Esta escena, aunque abría la película, se dejó para el final. Al principio, a Spielberg no le hacía mucha gracia incluir esta secuencia, ya que acababa de rodar El Imperio del Sol -con un jovencísimo Christian Bale -y no tenía muchas ganas de volver a trabajar con niños. No obstante, Lucas le convenció de la importancia de esa escena ya que contaba los inicios de Indy como aventurero y, además, justificaba varios elementos, como el látigo, el sombrero y su fobia a las serpientes; incluso se justificó la cicatriz que Ford tiene en la babilla.

Durante años, se ha creído que que Phoenix fue propuesto para el papel por Ford, ya que ambos coincidieron en La Costa de los Mosquitos (Peter Weir, 1986). Esto resultó ser falso, pero si que Ford se convirtió en todo un mentor para el joven actor asistiendo todos los días al rodaje de esa escena para aconsejarle. Por otro lado, Lucas y Spielberg quisieron que la escena quedara tan en secreto que, en el guión -escrito por Jeffrey Boam (Jóvenes Ocultos) y un no acreditado Tom Stoppard (El Imperio del Sol), responsable de la mayoría de los diálogos entre Ford y Connery -, el personaje era conocido como "El Chico del Tren"; incluso, cuando se filtró a la prensa que Phoenix estaba en el reparto tuvieron que hacer correr el falso rumor de que iba a interpretar al hermano menor de Jones. Lo cierto es que Phoenix hizo un gran trabajo y hubiera hecho una gran carrera como actor de no haber muerto por sobredosis en 1993.

Del aspecto técnico del film, a parte de las espectaculares escenas de acción tan a la altura de las anteriores películas, cabe destacar la escena de la muerte del personaje de Walter Donovan, el cual envejece en cuestión de segundos hasta consumirse. Dicha escena solo dura 16 segundos, pero se necesitaron tres días para rodarla. Primero se hicieron seis tomas en las que Julian Glover lucía un maquillaje distinto que representaba sus distintos estados de envejecimiento y, mas tarde, estas tomas fueron fusionadas por los de ILM utilizando, por primera vez, tecnología digital; recordemos, que los efectos especiales por ordenador no estaban tan a la orden del día como hoy. El resultado fue realmente espectacular.

La película se estrenó el 24 de mayo de 1989 en mas de 2000 cines, logrando una recaudación -de la que no tengo cifras exactas -que superó a la de Indiana Jones y El Templo Maldito, pero no alcanzó a En Busca del Arca Perdida.

Aquí dejo uno de sus trailers:




INDIANA JONES Y EL REINO DE LA CALAVERA DE CRISTAL (2008)

A pesar de que se concibió la historia como una trilogía, la idea de una cuarta entrega circuló por las cabezas de Lucas, Spielberg y Ford los años siguientes. En 1993, Lucas había continuado explotando la franquicia en una serie de Tv, Las Aventuras del Joven Indiana Jones, con Sean Patrick Flanery de protagonista. Fue durante uno de estos capítulos, en los que Ford hacía un cameo, cuando a Lucas se le ocurrió la idea para una posible cuarta entrega de la saga; idea que no tardó en comunicar a Ford y a Spielberg.

Año 1957. Indiana Jones continúa alternando su trabajo como profesor de universidad con el de buscador de tesoros. Su nuevo objetivo es la búsqueda de la Calavera de Cristal, tras la cual van un grupo de agentes de la URSS comandados por la malvada y letal Irina Spalko. Según se cree, dicha calavera, aunque perteneció a la cultura azteca, puede ser de origen extraterrestre y puede otorgar grandes poderes a los que la poseen. En su búsqueda, Jones se reencontrará con Marion Ravenwood y contará con un joven aliado, Mutt Williams; que posee un extraño parecido con él.

Lucas tenía la idea, pero la película tardaría muchos años en gestarse. Para empezar, Lucas se encontraba inmerso de la nueva trilogía de La Guerra de las Galaxias y Spielberg y Ford en otros proyectos. Además, faltaba encontrar un guión del agrado de Lucas, Spielberg y Ford. Muchos fueron los libretos rechazados y muchos los guionistas que pasaron por el proyecto; entre ellos, los cineastas M. Night Syamalan (El Sexto Sentido, Señales) y Frank Darabont (Cadena Perpetua, La Milla Verde). Además, un primer guión aceptado se filtró en internet y hubo que desecharlo y buscar uno nuevo completamente distinto. Como era de esperar, el proyecto se paralizó varios años hasta dar con el momento en el que Lucas, Spielberg y Ford tuvieran tiempo para realizar la película.

No sería hasta principios de esta misma década cuando el proyecto fue de nuevo puesto en marcha. Por aquel entonces no paraban de circular rumores acerca de él; entre los mas sonados estaban el que Kevin Costner iba a interpretar al hermano de Jones, Natalie Portman iba a dar vida a una hija suya llamada Idaho y que los nazis iban a ser sustituidos por soviéticos como los villanos principales; este último, confirmado. Por fin se dio con un guión del agrado de todos escrito por David Koepp, guionista de éxitos como Mission: Impossible (Brian de Palma, 1996) o Spiderman (Sam Raimi, 2002) y que ya había trabajado con Spielberg en Parque Jurásico (1993) y su secuela, El Mundo Perdido (1997). En un principio, la película debía haberse estrenado en 2005 pero Spielberg, antes, quiso dirigir el remake de La Guerra de los Mundos -también con Koepp de guionista -y Munich y tomarse después un año sabático como director, por lo que el estreno se retrasó tres años.

Esta vez, la historia transcurría en los años 50, en lugar de la década de los 30, como las tres primeras. Esto se hizo para adaptar la historia a la edad de Ford, que superaba ya los sesenta años. No obstante, esto dio píe a Lucas para buscar otras fuentes de inspiración. Si las tres primeras se basaban en los seriales de aventuras de los años 30 y 40, esta nueva entrega bebería mas del cine de serie B de los años 50. Además, la nueva película debería adaptarse mas al cine de acción actual, pero sin alejarse mucho del estilo de las tres primeras.

Para el papel de Irina Stalko se eligió a la actriz Cate Blanchett, mientras que Jim Broadbent se encarga del papel de Dean Charles Stanforth, el nuevo decano de la universidad en sustitución de Marcus Brody, que no aparecerá debido al fallecimiento de Denholm Elliott en 1992. Para Mutt Williams -personaje que podría ser el hijo secreto de Jones -el elegido fue el joven actor Shia LaBeouf, quién se dio a conocer el pasado verano con la exitosa Transformers (Michael Bay, 2007), producida por Spielberg y, al parecer, se ha convertido en el nuevo protegido del cineasta. No obstante, lo mas chocante del reparto ha sido el regreso de Karen Allen en la piel de Marion Ravenwood. Aunque, ahí no acaba la cosa, ya que también aparecerá el padre de Marion, el profesor Abner Ravenwood, a quién se daba por muerto en En Busca del Arca Perdida. El actor John Hurt es el encargado de interpretarlo.

La película se rodó el pasado verano en Nuevo Mexico con algunas ausencias en el equipo con respecto a las anteriores entregas. Las mas sonadas, las de Vic Armstrong y Douglas Slocombe, el director de fotografía habitual de la saga que, ya retirado, ha sido sustituido por Janusz Kaminski, encargado de la fotografía de las películas de Spielberg las últimas dos décadas. Otro cambio ha sido contar con las nuevas tecnologías para el rodaje y la post-producción, lo que proporciona mas espectacularidad en las escenas de acción; aunque Spielberg no ha prescindido del estilo clásico que caracteriza a la saga.

El film se estrena este 22 de mayo y se espera una recaudación asombrosa. El pasado sábado se presentó en Cannes y los críticos no la recibieron muy bien. Claro, que tampoco habría que hacerles mucho caso a esa gente, en especial porque un día antes dijeron que la pésima Penélope Cruz es una excelente actriz y que su trabajo en Vicky Cristina Barcelana, de Woody Allen, era lo mejor de la película y estaba por encima, incluso, que el de Scarlett Johansson. Yo, que todavía no la he visto y no puedo juzgarla, creo que va a pasar como con la nueva trilogía de Star Wars, recaudará una millonada en taquilla pero será vapuleada -muchas veces sin razón -por la crítica y otros sectores. El caso es que ya está en los cines de todo el mundo y se espera que sus resultados no defrauden. Además, ya se habla de nuevas entregas en donde Shia LaBeouf sería el protagonista principal y Ford pasaría a un rol mas parecido al de Sean Connery en la tercera. Pero, claro, hasta ahora solo hay especulaciones y no me entretendré con esto.

Aquí dejo uno de sus trailers:




Y no puedo terminar sin hacer referencia al tema central de la banda sonora de la película, compuesta por John Williams, compositor habitual en las filmografías de Lucas y Spielberg y uno de los mejores del género -por no decir el mejor -. Como ya ocurriera con los temas que compuso para Tiburón, La Guerra de las Galaxias o Superman (Richard Donner, 1978), este tema ha pasado ya a la historia. Aquí va una pequeña muestra:


4 comentarios:

jack dijo...

Un aplauso :D.
Me encanta el dr. jones.
Adquiri original la del templo maldito la semana pasada. Es un puto clasico.

AXA dijo...

Muchas gracias.

Dicen que El Templo Maldito es la peor de la saga pero, para mi, es la mejor después de El Arca Perdida.

Por cierto, ya he visto la última y no me ha defraudado nada. Es diferente a las tres primeras, pero conserba muchos de los elementos que han hecho buena esta saga. Yo, desde luego, le doy el aprobado.

Marchelo dijo...

Menudo curro te has pegado, enhorabuena, interesantísimo!!!

Saludos

AXA dijo...

Muchas gracias a ti también, Marchelo.