DESAFIO TOTAL

Desafío Total (1990) fue mucho mas que una simple película de acción futurista con efectos especiales. Dirigida por un gran director y basada en un relato escrito por uno de los grandes autores de la ciencia ficción del siglo XX, este film se coloca entre las mejores películas protagonizadas por Arnold Schwarzenegger y en uno de los mejores films de los últimos tiempos. Sin embargo, detrás de esta película hay toda una odisea en la que pasó por las manos de muchos actores y directores y que hizo que, durante muchos años, le tocara cargar con la etiqueta de proyecto maldito. Una historia que vale la pena contar:

Douglas Quaid es un hombre normal y corriente en la Tierra del año 2084. Su vida es simple, está casado desde hace 8 años con la bella Lori y tiene un rudimentario trabajo como obrero de la construcción. No obstante, lleva tiempo obsesionado con Marte -que se ha convertido en una colonia minera de la Tierra -, especialmente, desde que tiene un extraño sueño en el que camina por ese planeta en compañía de una bella mujer. Ante la negativa de su esposa de trasladarse al planeta rojo, decide acudir a Rekall, una empresa que crea vacaciones virtuales para los que no pueden costearse vacaciones verdaderas y, además, plantea la posibilidad de ser otra persona en esos viajes. Quaid acepta unas vacaciones en las que es un agente secreto en Marte pero, cuando le implantan el alucinógeno, se despiertan unos recuerdos que llevaba ocultos en su cerebro que revelan que ha estado en Marte de verdad. Será entonces cuando descubra que toda su vida es una mentira y que su mujer y sus amigos son en realidad agentes secretos que tratan ahora de matarlo. A través de un mensaje que se grabó a si mismo, Quaid descubre que, en realidad, se llama Hauser y que es un agente desertor de la inteligencia de Marte al servicio de Vilos Cohaagen, el gobernador de la colonia terrestre marciana que gobierna el lugar con mano de hierro a través de un control total del aire. Gracias a la ayuda de Hauser, Quaid viaja a Marte para encontrarse con Melina, la chica que aparece en sus sueños, quién lo llevará hasta Kuato, el líder de los rebeldes que luchan contra Cohaagen, un mutante con poderes psíquicos que puede desvelar el secreto que Quaid guarda en su mente y que puede terminar con el gobierno de terror de Cohaagen.

En 1979, cuando Alien, el Octavo Pasajero, de Ridley Scott, estaba a punto de estrenarse, sus guionistas, Dan O'Bannon y Ronald Shusett, acababan de terminar un guión llamado Total Recall que adaptaba libremente un relato corto de Philip K. Dick llamado Podemos recordarlo por usted al por mayor (1966). Ambos guionistas se pusieron en contacto con Thomas Wilhite, representante de Disney Pictures, con quién llegaron a un preacuerdo para convertir el guión en película. Al principio, todo parecía ir bien e, incluso, se empezó a buscar director para el film. Wilhite se puso en contacto con John Carpenter, quién empezaba a ser muy popular por aquel entonces gracias a los éxitos de Asalto a la Comisaría del Distrito 13 (1976) y La Noche de Halloween (1978) y que ya había trabajado con O'Bannon en Dark Star (1974). No obstante, las cosas se torcieron cuando la Disney exigió cambios en el guión para limar asperezas y esto provocó el abandono de todos los implicados.

Entonces, O'Bannon y Shusett contactaron con el famoso productor Dino de Laurentiis, a quién le encantó el guión y, rápidamente, llegó a un acuerdo con los guionistas para producir el film. Sin embargo, esto fue también el inicio de una larga odisea que duró casi una década y que, en mas de una ocasión, pareció que este proyecto no se rodaría nunca.

Durante los primeros años de la década de los 80, De Laurentiis trató de poner el proyecto en marcha sin demasiada fortuna. El primer director elegido fue Richard Rush, pero se vio obligado a despedirle debido a las enormes discrepancias que ambos tenían. Su sustituto fue el entonces poco conocido Russell Mulcahy -todavía no había dirigido Los Inmortales (1986) -, pero corrió la misma suerte que Rush; lo mismo que su sucesor, Fred Schepisi que, tras escribir siete versiones del guión, tuvo que abandonar. Al mismo tiempo, muchos fueron los actores que desfilaron por el proyecto para interpretar al protagonista, Douglas Quaid -en el relato de Dick se apellidaba Quail, pero decidieron cambiarlo -. Jeff Goldblum, Peter Carey, Chuck Norris o Sylvester Stallone fueron algunos de los muchos actores tanteados para el papel.

En 1984, De Laurentiis llegó a un acuerdo con David Cronenberg para que este dirigiera el film con Richard Dreyfuss de protagonista. Cronenberg se puso inmediatamente a trabajar en el proyecto y pasó mas de un año de pre-producción supervisando diseños, buscando localizaciones en Túnez para recrear los paisajes de Marte y escribiendo varias versiones del guión de O'Bannon y Shusett. Todo parecía ir bien pero, a la hora de empezar el rodaje, comenzaron las discrepancias entre director y productor sobre que versión del guión realizar. Cronenberg tenía claro que la ideal era la última que había escrito, la versión 12, pero De Laurentiis prefería mas la versión número 9. Ninguno de los dos quiso dar su brazo a torcer y, entonces, comenzó un tira y afloja entre ambos que terminó con el director abandonando la producción, la cual se paralizó durante varios meses hasta que De Laurenttis, derrotado, llamó a Cronenberg para decirle que aceptaba dejarle hacer la película tal y como él quería. Sin embargo, Cronenberg ya había perdido el interés y lo rechazó.

De Laurentiis, que veía como el proyecto se le escapaba de las manos, lo intentó una última vez con Bruce Beresford como director y Patrick Swayze de protagonista; Dreyfuss había abandonado hace tiempo cansado de la espera. De nuevo, el proyecto pareció salir adelante. Beresford trasladó la producción a Australia, donde pasó varios meses de pre-producción en los que, entre otras cosas, se construyeron unos enormes y costosos decorados, y todo parecía a punto para iniciarse el rodaje. Sin embargo, de nuevo la mala suerte volvió a sacudir a De Laurenttis cuando, a causa de varios problemas con las autoridades del país, se vio obligado a suspender la producción.

El agotamiento de tantos años de trabajo, la gran cantidad de dinero invertido y la sombra del fracaso económico de Blade Runner (Ridley Scott, 1982), también basada en una obra de Philip K. Dick, hicieron que De Laurentiis tirara la toalla y todo parecía indicar que el guión que Dan O'Bannon y Ronald Shusett habían escrito terminaría cogiendo polvo en un cajón; algo que, seguramente, hizo recordar a O'Bannon aquel ambicioso proyecto de adaptar la novela de Frank Herbert, Dune, en el que trabajó con Alejandro Jodorowsky en 1975 y que fue candelado. Sin embargo, algo ocurrió que salvó a este proyecto del desastre casi de forma milagrosa.

Arnold Schwarzenegger había leído tiempo atrás el guión de O'Bannon y Shusett y había quedado encantado. Así que, cuando se enteró de que el proyecto para llevarlo al cine era cancelado, se puso inmediatamente en contacto con Mario Kassar y Andrew G. Vajna, dueños de la desaparecida Carolco, convenciéndoles de que compraran los derechos del proyecto a De Laurentiis. Una vez realizada la transacción, Arnie se aseguró mediante contrato, además de protagonizar el film, el poder opinar sobre el guión, la composición del reparto, la campaña de promoción y, sobre todo, la elección del director. Para esto último, Schwarzenegger lo tenía bien claro, quería a Paul Verhoeven.

Venido de Holanda, Verhoeven acababa de estrenar por aquella época la película Robocop (1987), la cual había sido un gran éxito que lo había afianzado dentro de la industria de Hollywood. Por entonces, Verhoeven no quería ni oír hablar de ciencia ficción ni efectos especiales debido a lo compleja que había sido la producción de su anterior film. Sin embargo, no lograba encontrar ningún proyecto que le atrajera de verdad a pesar de la gran cantidad de guiones que le enviaron. Cuando se pusieron en contacto con él para que dirigiera Desafío Total se encontraba en negociaciones para dirigir la cinta policiaca Black Rain, proyecto que solo le interesaba porque estaba protagonizado por Michael Douglas, con quién tenía muchas ganas de trabajar -algo que haría en el futuro -.

A pesar de sus reticencias sobre volver a la ciencia-ficción, Verhoeven leyó el guión y le pareció de lo mas interesante la historia que contaba a pesar de que sabía que convertirla en película sería mucho mas duro y complejo que cuando hizo Robocop. Renunció a Black Rain, que terminaría en manos de Ridley Scott, y se metió de lleno en este proyecto. A pesar del inmenso control que tenía sobre el proyecto, Arnie tenía tanta confianza en Verhoeven que le dejó libertad total para hacer la película a su gusto y le dio carta blanca para hacer los cambios que quisiera.

Una de las primeras decisiones que tomó el director nada mas hacerse con el proyecto fue reescribir el guión ya que, aunque este le gustó mucho, consideraba que no había sido concebido para alguien como Arnold Schwarzenegger. Fue por ello por lo que contrató al guionista Gary Goldman -quién, años después, también participaría en otra adaptación de Dick, Next (Lee Tamahori, 2007) -para que reescribiera el libreto de tal forma que pegara mas con el actor. Y así lo hizo, realizando un excelente trabajo al escribir un guión donde actor e historia casaban del todo.

Una vez conseguido un libreto del agrado del director, se reunió a los actores que acompañarían a Schwarzenegger en esta aventura. De todos, quién mas terminaría destacando fue Sharon Stone, quién dio vida a Lori, ya que comenzó a convertirse en estrella con este film y luego trabajaría con Verhoeven en Instinto Básico (1992), exitoso thriller erótico que daría mucho de que hablar. Por lo demás, Rachel Ticotin fue escogida para Melina, Ronny Cox -que ya había trabajado con Verhoeven en Robocop -sería el elegido para Cohaagen y Michael Ironside interpretaría a Richter, principal lugarteniente de Cohaagen y verdadero esposo de Lori.

Con un presupuesto de 65 millones de dólares -aunque Verhoeven logró reducirlos a 55 millones -la película se rodó en su totalidad en México durante 22 semanas. Las escenas que transcurren en el metro de la Tierra se rodaron en la estación Chabacano del metro de Ciudad de México, mientras que las escenas que transcurren en la casa donde Quaid vive felizmente con la que cree su mujer se rodaron en los dormitorios del Heroico Colegio Militar, también de la capital mexicana. El resto del rodaje se completó en los gigantescos estudios Churubusco. Allí se construyeron, entre otras cosas, los escenarios del espacio-puerto, los suburbios de Venusville, las catacumbas donde se esconden los rebeldes, los inmensos reactores ocultos en el subsuelo del planeta -parte fundamental de la trama -o los espectaculares exteriores marcianos, los cuales se realizaron con fibra de vidrio y yeso, en los cuales se dejó ver mejor el excelente trabajo del director de fotografía Jost Vacano. Para construir estos impresionantes decorados, Verhoeven volvió a recurrir al diseñador de producción William Sandell, con quién ya había trabajado en Robocop. Sandell, al frente de 350 operarios, logró darle ese aspecto a la película a mitad de camino entre lo fantástico y lo cotidiano que tanto quería el director; algo a lo que también ayudó mucho Eric Brevig, supervisor de efectos visuales.

Al frente de la Dream Quest Images, y asesorado por la NASA, Brevig logró un excelente trabajo en los impresionantes efectos especiales del film; especialmente, en lo que suponía la fusión de maquetas y acción real. El film posee unos efectos especiales de los mas novedosos y abanzados de la época y no es de extrañar que esta película ganara el oscar en esta categoría sin ninguna competencia, ya que ninguna otra película estuvo nominada. Una buena muestra de los logros de esta película en sus efectos especiales es esta escena que ya ha pasado a la historia del cine y que pongo a continuación:



Aunque, de entre el inmenso equipo de efectos especiales, merece mención especial el trabajo de Rob Bottin que, además de sus excelentes trabajos en las tareas de maquillaje en las deformaciones de los mutantes -impresionante la tía de las tres tetas -, también es responsable de unos efectos especiales tan logrados como el brazo mutante del taxista o la deformación de los rostros de los personajes cuando entran en contacto con la atmósfera de Marte. Aunque, su obra cumbre fue la creación de Kuato, el mutante líder de los rebeldes; trabajo que recuerda mucho al que realizó para John Carpenter en La Cosa (1982). En el guión, Kuato era una especie de pelota de tenis con ojos y boca que surgía de la cabeza de su portador (Marshall Bell), pero Bottin prefirió darle mas personalidad e impacto a la criatura y, por ello, creó una especie de enano viscoso que surgía del pecho de su portador. Para ello, creó un impresionante animatronic de tamaño natural que se accionaba mediante treinta dispositivos electrónicos y neumáticos conectados a un tablero de mando. El resultado es de lo mas alucinante. La escena la podéis ver aquí si queréis.

La película se terminó y quedó lista para su estreno el 1 de junio de 1990 -a España llegaría el 30 de julio de ese año -, terminando con la fama de proyecto maldito que llevaba arrastrando desde hacía mas de una década y dejando boquiabierto a casi todo el mundo. El gran esfuerzo empleado en la creación de este film se materializó en un gran éxito, con casi 120 millones de dólares recaudados solo en EEUU y 231 millones en el resto del mundo. En los oscars, además del mencionado premio a los efectos especiales, la película también recibió nominaciones en los apartados de mejor sonido y efecto sonoro; pero la academia se mostró tan injusta en los premios como en las nominaciones.

No obstante, la película es mucho mas que efectos especiales y pura acción. Verhoeven, como el gran director que es, supo hacer una película tan comercial como compleja -cuando se estrenó hubo gente que tuvo que verla dos veces para poder entenderla -, logrando que durante la mayor parte del metraje el espectador no sepa si lo que está viviendo el protagonista es real o es imaginado, jugando así con la mente de la misma forma que el propio Dick hizo en su relato; incluso nos hace dudar si el final feliz que vemos es real o no es mas un producto de la imaginación generada por la empresa Rekall. Es por esto por lo que, a pesar de las muchas libertades que se toman con respecto al texto original -la película solo es fiel hasta que el protagonista llega a Recall y descubren que tiene recuerdos ocultos -, esta es, junto a Blade Runner, la mejor adaptación de Philip K. Dick y ninguna de las que se han hecho en los años posteriores ha logrado superarla. Además, ha servido de influencia en películas posteriores, como Abre los Ojos (Alejandro Amenábar, 1997), El Show de Truman (Peter Weir, 1998), Matrix (Andy y Larry Wachowski, 1999) o la sobrevalorada El Caso Bourne (Doug Liman, 2002) y sus, mas sobrevaloradas aún, secuelas dirigidas por Paul Greengrass.

Les dejo con el trailer:






LA SECUELA

Durante años, se habló de una secuela de este film -algo que no es de extrañar después de su éxito -que jamás vio la luz. Lo cierto es que esta secuela existió como proyecto, pero no logró salir adelante debido a la ocupación de Schwarzenegger en otros proyectos y la búsqueda de otro director, ya que Verhoeven no quería repetir. Después, tras el hundimiento de Carolco en 1995, no se supo nada mas de ella.

En los años posteriores hubo rumores de que otras compañías querían reactivar este proyecto e, incluso, se dice que la película Minority Report (Steven Spielberg, 2002), también basada en una historia de Dick, comenzó siendo la secuela de Desafío Total.





LA NUEVA VERSIÓN

Últimamente se está diciendo en muchos sitios de internet que se va a hacer un remake de Desafío Total; algo que ha puesto en píe de guerra a muchos fans de la película y a los anti-remakes de todo el mundo. No obstante, esto no es ciento del todo, ya que lo que se va a hacer en realidad es una nueva adaptación del relato de Dick mas fiel al texto original.

Este era un proyecto que, durante años, tuvieron en mente los hermanos Weinstein cuando estos todavía eran responsables de Miramax. No obstante, cuando rompieron su sociedad con la Disney en 2005, perdieron los derechos del proyecto, los cuales fueron a parar a las manos de Sony Pictures, que los ha tenido guardados en un cajón hasta que, recientemente, la productora Original Films se ha puesto en contacto con ellos para poder hacer la película junto a ellos, generando así los rumores del remake.





LA SERIE DE TV

En 1999 se estrenó Total Recall 2070, una serie de Tv germano-canadiense creada por Art Monterastelli que, a pesar de su título, no era una precuela televisiva de de la película de Verhoeven; aunque si podía servir como tal. Se trataba de una adaptación a medias del relato de Dick que inspiró Desafío Total y de la novela que inspiró Blade Runner, conocida en España como ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968).

La trama de la serie, como su título indica, se desarrolla en el año 2070 en un mundo completamente dominado por la contaminación y en el que la humanidad convive con androides; siendo los Delta los mas antiguos y defectuosos, los Beta los intermedios y los Alfa los mas modernos y perfeccionados. La Tierra se encuentra gobernada a nivel mundial por un gobierno corrupto en manos de El Consorcio, una entidad donde se agrupan las seis corporaciones que han hecho posible la colonización de Marte. En medio de todo esto, a David Hume (Michael Easton), un detective de la CPB (siglas en inglés de Oficina de Protección del Ciudadano), un cuerpo de policía futurista, se le asigna un nuevo compañero después de que el anterior muriera a manos de un androide defectuoso. Su nuevo compañero, Ian Farve (Karl Pruner) resultará ser un androide Alfa, el primero de su clase.

La serie no logró atraer al público y solo duró una temporada. Desconozco si se llegó a emitir en España. Aunque, de haberlo hecho, hubiera sido a través de las cadenas de pago. Aquí dejo su cabecera:






Y, para acabar, aquí dejo el impresionante tema central de la banda sonora que el gran Jerry Goldsmith compuso para esta película y que es una auténtica pena que los de Canal + lo utilicen para sus partidos de futbol de 2ª división:


8 comentarios:

Jonathan dijo...

Que buen reportaje, felicito el nivel de documentacion y la capacidad para mantener mi atención en un articulo tan largo. Por favor siga escribiendo sobre otras pelis sin perder la calidad, me gustaria a la proxima que citara algunas fuentes para hacer busquedas alternativas.

Gracias

Jonathan

AXA dijo...

Muchas gracias. Ya estoy preparando la próxima, aunque va a haber que esperar al verano para verla publicada porque tiene bastante material.

Keydeth dijo...

Excelente, como de costumbre.

AXA dijo...

Muchas gracias, Keydeth.

isra dijo...

Hace poco sigo tanto las crónicas como los recuerdos y me parecen magníficos ambos blogs.

Estupendos monográficos, el de Total Recall es sencillamente impresionante.

Como he leído en una respuesta la próxima está al caer... estaremos al tanto.

AXA dijo...

Muchas gracias, isra. Perdona que tarde en contestarte, pero es que entro poco en este blog.

Kirkis dijo...

Excelente artículo, yo tuve que realizar un estudio para un trabajo universitario sobre el director y esta película en concreto por lo que guardo buenos recuerdos.

Lo dicho, genial repaso a una GRANDIOSA película.

AXA dijo...

Muchas gracias, Kirkis. Me alegra ver que todo este trabajo sirve para algo.