JURASSIC PARK

En 1993 los dinosaurios volvieron a la vida. Y lo hicieron gracias a una excelente alianza entre lo último en efectos especiales, el arte cinematográfico y el talento de un gran director. Los cuales se unieron para crear una de las mejores películas de la historia del cine que marcó un antes y un después en el mundo de los efectos especiales y el cine fantástico y de aventuras. Esta es su historia.

En Isla Nublar -una isla ficticia al oeste de Costa Rica -el excéntrico millonario John Hammond ha construido un parque temático en el que se exhibirán dinosaurios reales creados genéticamente por su compañía, la empresa de bioingeniería InGen, gracias al ADN encontrado en el interior de unos mosquitos fosilizados en ambar que se alimentaron de la sangre de dinosaurios en el pasado. No obstante, un grave accidente en las instalaciones en el que muere uno de los trabajadores, hace que los inversores de dicho parque, a través del abogado Donald Gennaro, obliguen a Hammond a permitir que unos expertos visiten el parque y den su visto bueno antes de que este sea abierto al público. Gennaro busca a Ian Malcolm, un excéntrico matemático experto en la teoría del caos, pero los inversores quieren que el otro experto sea Alan Grant, un prestigioso paleontólogo enemigo de la alta tecnología y muy aficionado al trabajo de campo. El propio Hammond tiene que personarse en la excavación que Grant tiene en Montana para convencerle de que baya. Una vez en la isla, Grant y Malcolm inician la visita al parque acompañados por Ellie Sattler, paleobotánica y novia de Grant, y los nietos de Hammond, Lex y Tim. No obstante, la visita pronto se convertirá en una pesadilla cuando, a causa de una traición de Dennis Nedry, el experto informático del parque, los dinosaurios se escapan e inician la caza de los humanos.

En 1990, Michael Crichton -trístemente fallecido este año -tenía terminada la que iba a ser su próxima novela, una historia sobre la posibilidad de resucitar a los dinosaurios en la época actual gracias a la clonación y los peligros que esto conlleva. Dado su gran prestigio y el interesante argumento, antes de que la novela fuese publicada los grandes estudios empezaron a pelearse por sus derechos para adaptarla al cine y cada uno tenía ya elegido a su propio director. Warner Bros con Tim Burton, Twentieth Century Fox con Joe Dante, Columbia Pictures con Richard Donner y Universal Pictures con Steven Spielberg pelearon por los derechos cinematográficos de la novela, siendo estos últimos los ganadores de la partida, adquiriendo los derechos por un millón de dólares y contratando a Crichton para escribir el primer borrador del guión por medio millón mas.

No obstante, Spielberg había partido con ventaja sobre los demás candidatos. Unos meses antes, Crichton y él se encontraban trabajando en ER, un proyecto cinematográfico basado en las experiencias médicas del escritor. Mientras trabajaban en aquel proyecto, Spielberg, durante una conversación amistosa, le preguntó a Crichton en que estaba trabajando en el terreno literario en esos momentos. Crichton solo le respondió que trataba sobre dinosaurios e ingeniería genética y no quiso desvelarle nada mas. No obstante, Spielberg, muy interesado por el tema, no paró hasta sonsacarle y Crichton terminó por desvelarle la historia. Esta gustó mucho a Spielberg y no dudó en proponerle que fuera su siguiente proyecto, por lo que vendieron ER a la NBC, que lo convertiría en la famosa serie de Tv conocida en España como Urgencias. Una vez logró hacerse con el proyecto, Spielberg, tenía claro que no pensaba hacer una película de dinosaurios como las vistas hasta ahora y, sobre todo, no quería hacer una película de monstruos. Quería mostrar a los dinosaurios como animales normales y corrientes que, además, fueran lo mas reales posible. Algo que iba a resultar muy costoso, por lo que, tanto él como la Universal, pusieron toda la carne en el asador para este proyecto.

Una vez alcanzado el acuerdo, el proyecto se puso en marcha, iniciándose un largo proceso de pre-producción de mas de dos años. David Koepp fue contratado para reescribir el borrador de Crichton basándose en las escenas de la novela que mas habían gustado gustado a Spielberg. También incluyó algunas ideas que se le fueron ocurriendo mientras escribía, como ese corto animado presentado por Mr. ADN que explicaba a los protagonistas como habían sido creados los dinosaurios. Spielberg, mientras, comenzó a realizar un guión gráfico del guión de Koepp a la vez que reunía a un grupo formado por los mejores expertos en efectos especiales del momento: Stan Winston -también tristemente fallecido este año -, Phil Tippett, Michael Lantieri y Dennis Muren. Cada uno de ellos tenía su propia función: Winston se encargaría de la animatrónica, Tippett de animar a los dinosaurios mediante la tradicional técnica stop-motion -mas conocida como movimiento dinámico o animación fotograma a fotograma -, Lantieri se encargaría de la coordinación de los efectos físicos con los animados durante el rodaje y Muren era el encargado de dirigir al equipo de la compañía de efectos especiales Industrial Light & Magic (ILM), contratado para fusionar todos estos efectos en la post-producción.

No obstante, Spielberg sabía que necesitaba algo mas que efectos especiales si quería que sus dinosaurios fueran lo mas reales posible. Por ello pasó largas jornadas con paleontólogos haciendo mucho trabajo de campo con ellos y, además, contrató a Jack Hornet, un paleontólogo de gran prestigio, como asesor. Hornet era uno de los fervientes defensores de la teoría de que los dinosaurios tienen mas en común con las aves que con los reptiles y de que, posiblemente, varias de estas especies terminaron evolucionando en algún tipo de ave actual; la misma teoría que defiende Alan Grant en la película. Por ello, montó en cólera cuando vio una de las animaciones que Tippett había realizado del guión gráfico de Spielberg y se fijó en que habían hecho que los Velociraptors sacaran la lengua como los lagartos y las serpientes. Afortunadamente, esto no afectó a la producción y solo quedó en una anécdota.

Mientras avanzaba la pre-producción, Spielberg quedó maravillado con el trabajo que Winston y su equipo estaban desarrollando con unas maquetas de dinosaurios muy reales y unos impresionantes robots animatrónicos a tamaño real que simulaban el esqueleto y los músculos de los dinosaurios recubiertos de una capa de latex y gomaespuma que simulaba la piel de estos. Los dinosaurios que estaba creando Winston eran tan reales que parecían cobrar vida cuando se los ponía en marcha. Sin embargo, estos solo servían cuando los dinosaurios no se veían en pantalla de cuerpo entero, para esto había que recurrir a la animación, que era el trabajo de Tippett y su estudio. Tippett había perfeccionado mucho la técnica stop-motion y las imágenes de prueba de un Tiranosaurio Rex y un Velociraptor que enviaron a Spielberg eran de lo mejor que se había hecho hasta entonces con esa técnica . Sin embargo, no terminaban de convencer del todo a Spielberg, ya que no alcanzaban las dosis de realismo que este quería a pesar de que el movimiento de los dinosaurios era muy preciso. De haber mantenido esa técnica, la película habría funcionando de todos modos, pero no se habrían resucitado a los dinosaurios de la misma forma que Spielberg tenía en mente y, sobre todo, esta película no habría sido tan revolucionaria como lo fue en su día.

Fue entonces cuando Muren le propuso a Spielberg la posibilidad de realizar los dinosaurios mediante la tecnología informática CGI, la cual el director no conocía a pesar de que había producido la película El Secreto de la Pirámide (Barry Levinson, 1985), en donde apareció la primera criatura generada digitalmente -aquella famosa vidriera con forma de caballero medieval que cobraba vida -. Esta técnica no era nueva, ya fue utilizada en algunos cortometrages experimentales antes de que Tron (Steven Lisberger, 1982) se convirtiera, oficialmente, en la primera película de la historia en utilizar esta técnica. Tras esta película, la animación por ordenador fue dando tímidos pasos a lo largo de los 80 hasta que James Cameron dio un paso de gigante en las películas Abyss (1989) y Terminator 2: El Día del Juicio Final (1991). Precisamente, Muren y su equipo de la ILM venían de trabajar con Cameron en esas películas y, aunque lograron crear en ellas cosas tan impactantes como el famoso tentáculo de agua o el terminator de metal líquido, esto les suponía un gran reto porque se trataba de crear seres vivos que pareciesen totalmente reales, algo que no habían hecho hasta entonces.

Antes de decidirse, Spielberg le pidió a Muren que le demostrase si era capaz de hacer lo que decía con esa técnica y Muren y su equipo se pusieron inmediatamente a trabajar en ello. Las primeras imágenes de prueba que Muren mostró a Spielberg eran unos esqueletos de Gallimimus -mas tarde, se le añadirían la piel y los músculos -en estampida y, a pesar de que estas imágenes eran algo toscas, Spielberg quedó maravillado con lo que veía. Era como si los esqueletos de un museo hubieran cobrado vida, fueron sus palabras. Pero, lo que de verdad asombró Spielberg fue la imagen de un Tiranosaurio Rex completamente digital caminando bajo la luz del sol. Luego se fusionaría al T-Rex con los Gallimimus en una escena en la que este les perseguía y a Spielberg ya no le quedó ninguna duda; estaba viendo su futuro, y el de todos los que trabajaban en la película, allí mismo.

Esto, sin embargo, fue recibido como una mala noticia por Tippett. Este había seguido con temor los avances de Muren y los animadores de ILM y cuando Spielberg le comunicó que había decidido prescindir del movimiento dinámico y crear todos los dinosarios con CGI, creyó que él y su equipo serían inmediatamente apartados del proyecto. No obstante, a pesar de su decisión, Spielberg no quiso prescindir de él ni de su equipo. Sus animadores estaban entre los mejores del mundo y, además, Tippett había aprendido mucho sobre los dinosaurios en todo ese tiempo y sus conocimientos les serían muy útiles a los de ILM a la hora de animarlos. Solo había que encontrar la forma de adaptarle a las nuevas tecnologías.

Tippett y su equipo estaban acostumbrados a trabajar con pequeñas maquetas provistas de esqueleto aerodinámico y no con el teclado de un ordenador, que era como trabajaban los animadores de ILM. Tras meditarlo seriamente, los animadores de Tippett dieron con la solución creando el, según lo denominaron, Captador de Datos de Dinosaurios (CDD), un aparato con forma de endoesqueleto mecánico del tamaño de las maquetas con las que solían trabajar y que tenía el mismo movimiento que estas. Este aparato estaba a su vez conectado a un ordenador que recogía sus movimientos. Así, los animadores de Tippett podrían seguir trabajando como si lo hicieran con maquetas mientras animaban digitalmente a los dinosaurios. Esto no solo sirvió para que Tippett y su equipo pudieran permanecer en la producción, sino también para que se adaptaran a los nuevos tiempos que se avecinaban porque, después de aquello, la stop-motion en el cine estaba ya completamente acabada.

Efectos especiales a parte, Spielberg empezó a reunir al reparto de la película de la forma mas cuidada posible. Tenía claro que no quería a grandes estrellas o actores de prestigio, sino a los actores ideales para cada uno de los roles del film. Para Alan Grant tenía claro desde el principio que quería a Sam Neill; incluso retrasó el rodaje -previsto para antes del verano de 1992 -para poder tenerlo. Para Ellie Sattler, Spielberg al principio quería a una actriz europea y pensó en Juliette Binoche; pero terminó decantándose por una americana musa de David Lynch: Laura Dern. Para Ian Malcolm no había otro actor mas cualificado que Jeff Goldblum. En cuanto a John Hammond, Spielberg pensó en el actor y director Richard Attenborough, quién llevaba sin ponerse ante las cámaras desde que interviniera en El Factor Humano (Otto Preminger, 1979); además, Spielberg demostró que no le guardaba ningún rencor a Attenborough cuando este, con la película Gandhi (1982), le quitó el oscar al mejor director al que él también aspiraba con E.T. El Extraterrestre (1982). Para los niños, Spielberg eligió a Joseph Mazzello -con quién tenía muchas ganas de trabajar -y Ariana Richards, como Tim y Lex, respectivamente -algo que obligó a cambiar la edad de los niños con respecto a la novela -. En cuanto al rol de Dennis Nedry, Spielberg encontró al actor ideal en Wayne Knight, que empezaba a ser famoso por aquel entonces gracias a su papel de Newman en la serie de Tv Seinfield. Cabe destacar también en el reparto a un, por entonces, poco conocido Samuel L. Jackson dando vida a Ray Arnold, uno de los empleados del parque; Jackson protagonizaría -al menos su brazo -una de las pocas escenas gore del film.

El rodaje comenzó el 24 de agosto de 1992 en la isla hawaiana de Kaua´i, en donde se recrearía la isla que Crichton había ideado en su novela. El rodaje arrancó con la escena de la Triceratops enferma, el único de los dinosaurios que viajó a la isla con el equipo. En la novela era un Estegosaurio, pero Spielberg quería a un Triceratops en la película, ya que este era su dinosaurio favorito desde que sus padres le compraron uno de plomo en la tienda de souvenirs de un museo cuando era niño. Spielberg también quería que el rodaje arrancara con esta escena para que el equipo pudiera trabajar lo antes posible con dinosaurios y ver que el exhaustivo trabajo que estaban haciendo valía la pena. Y vaya que si lo demostró. Todos los presentes quedaron impresionados con el Triceratops robotizado que Winston y su equipo habían creado, el cual era tan real que parecía estar vivo de verdad. Como curiosidad, cabe destacar que el productor Gerald R. Molen hace un cameo como el médico que examina a la Triceratops y luego lleva en su geep a Ellie hasta el centro de control.

Otra de las escenas clave era en la que los protagonistas se encontraban con el Brachiosaurio, el primer dinosaurio que ven en la película. A diferencia de la escena del Triceratops, aquí todo era imaginado, ya que el animal sería añadido en la post-producción. Esto supuso un gran reto, tanto para los actores como para el equipo técnico. Afortunadamente, las nuevas tecnologías con las que iban a trabajar permitieron a Spielberg no tener que rodar con camaras especiales y poder mover la cámara cuanto quería; mas adelante hablaré de esto.

El rodaje en la isla debió haberse completado con la persecución de los Gallimimus pero, poco antes, fueron sorprendidos por un huracán y tuvieron que evacuar la isla en un avión del ejército que la productora Kathleen Kennedy les había enviado. Antes, Spielberg pudo rodar unas tomas de olas chocando contra la costa que luego utilizó para la película. La escena de los Gallimimus se rodó entonces en la cercana isla de Oahu. Después, el equipo se trasladó al desierto de Mojave (California), donde se rodó la escena de la excavación de Montana, antes de acabar en los estudios de la Universal, donde se habían construido los decorados que simulaban los interiores de las instalaciones del parque, parte de la selva y una reconstrucción exacta del recinto del T-Rex donde se rodó la secuencia estrella del film: el ataque del T-Rex a los vehículos donde van los protagonistas.

En esta escena, aunque se usaría también la técnica informática en la post-producción, el gran protagonista fue un enorme T-Rex animatrónico de 4 toneladas de peso y 15 metros de largo creado por Winston y su equipo. Winston había planificado mucho esta escena junto a Spielberg en la pre-producción, ya que dicha secuencia transcurría en medio de una fuerte lluvia que podría provocar daños en los circuitos del animal. Durante el rodaje de la escena no se produjo, afortunadamente, ningún daño en los circuitos, pero el agua que caía mojaba la piel del animal y esto hacía que pesara mas y perjudicara a su sistema de equilibrio, que estaba basado en el peso. Por ello, en medio de algunas tomas, le entraban temblores, obligando a detenerla para que fuese secado. Esto hacía que el rodaje de la escena fuese lento y muy difícil, pero el resultado final hizo que todo hubiese valido la pena. Además, para Spielberg aquello no era nada comparado con los problemas y quebraderos de cabeza que le provocó "Bruce", el tiburón mecánico que utilizó en el rodaje de Tiburón (1975).

Además de Winston, en esta escena también tuvo mucha importancia el trabajo de Michael Lantieri y su equipo, encargados de cosas como abollar los vehículos y la verja cuando se supone que el T-Rex digital los golpea o aplasta. Lantieri protagonizaría una de las anécdotas mas curiosas del rodaje. Mientras el guión aún estaba en proceso, a Spielberg se le ocurrió la idea de poner en esa escena unos vasos con agua en los que el temblor de las pisadas del T-Rex generara unas ondas en el agua con forma circular. A Spielberg se le ocurrió esto cuando iba en su coche escuchando música y se fijó en como esta hacía que el espejo retrovisor temblara. No obstante, Spielberg desconocía que esto para Lantieri fue un auténtico quebradero de cabeza, puesto que no encontraba la forma de que las ondas en el agua le salieran bien. No sería hasta la noche antes del rodaje de esa toma cuando consiguió dar con la solución en su casa colocando un baso de agua sobre una guitarra y comprobó que al tocar las cuerdas estas producían esas ondas circulares en el agua del baso. Entonces, al día siguiente en el plató ató varias cuerdas de guitarra tensadas a la parte de abajo del vehículo y, cuando se empezó a rodar, uno de los miembros de su equipo que había bajo el coche las accionaba. Finalmente, todo salió a pedir de boca. Hoy, Spielberg y Lantieri recuerdan esta anécdota con humor.

La escena de ataque del T-Rex fue todo un éxito y Spielberg se dio cuenta de que la gran estrella del film era este animal. Entonces pensó que tenía que hacer una gran aparición al final de la película. Esto le llevó a cambiar la escena final en el centro de visitantes. En el guión esta escena terminaba con los dos velociraptores persiguiendo a los protagonistas entre los dos enormes esqueletos hasta que Grant conseguía matar a uno de ellos y el otro moría sepultado cuando uno de los esqueletos le caía encima. Spielberg ideó un final completamente distinto y mas espectacular, el que aparece en la película. No obstante, esto se le había ocurrido a pocas semanas del final del rodaje y, por lo tanto, no aparecía ni en el guión gráfico ni en las animaciones de Tippett, por lo que fue bastante difícil rodarla. Afortunadamente, el rodaje fue bien y, además, esta escena serviría para que los de ILM vieran hasta que punto se podía llegar con la animación CGI, puesto que había planos en los que se veía al T-Rex muy de cerca. Para mi, este final es uno de los mejores finales de la historia del cine.

Con esta escena, además, terminaba el rodaje 12 días antes de lo previsto y se iniciaba un largo proceso de post-producción. Spielberg montó la película junto a Michael Kahn, su editor habitual, durante unas semanas y luego le mandó el material a los de ILM para que introdujeran las mas de cincuenta imágenes CGI que habían estado creando junto al equipo de Tippett, quién dirigía ambos equipos. Se requirieron los ordenadores mas avanzados del momento y Spielberg, que en todo momento supervisaba el trabajo que hacían, les envió las maquetas de Stan Winston para que las diferencias entre los dinosaurios animatrónicos y los generados por ordenador fueran lo mas mínimas posible; una de sus máximas obsesiones.

No obstante, donde mas problemas encontraron fue en la animación de los dinosaurios. Spielberg quería que los dinosaurios fuesen lo mas realistas posible y, además, interpretasen, puesto que eran personajes de la película. Para ello, sus movimientos debían ser lo mas naturales posible. En esto, Tippett y su equipo a penas tuvieron problemas, ya que habían trabajado mucho animando seres vivos. No obstante, los de ILM tenían menos experiencia en estas cosas, ya que su trabajo realizado hasta el momento se limitaba a elementos mas fantásticos. Tippett les aconsejó que se basaran en los movimientos de los animales de verdad, como los de una jirafa o un elefante para el Brachiosaurio o el de un avestruz para los Gallimimus. También les hizo alejarse durante unos días de los ordenadores y tomasen clases de mímica, algo que les ayudaría a comprender mejor el arte de los movimientos. Otra de sus técnicas fue salir al exterior y grabarse a ellos mismo imitando a los dinosaurios; algo que resultaba un tanto ridículo, pero que dio buenos resultados.

Uno a uno fueron animándose todos los dinosaurios. El último en animarse y el que supuso un mayor reto fue el T-Rex; especialmente, en la escena en la que persigue al geep donde van Laura Dern, Jeff Goldblum y Bob Peck, que interpretaba a Robert Muldoon, el encargado de la seguridad del parque. Los animadores lo tuvieron muy difícil, puesto que no había referencias de ningún animal bípedo de ese tamaño que se desplazase a gran velocidad. Durante dos meses, los animadores trabajaron intensamente en esta escena sin obtener resultados; llegaron a contactar con varios paleontólogos para que les asesoraran pero estos no se ponían de acuerdo entre ellos, ya que las teorías sobre el movimiento del T-Rex eran muy diversas. Finalmente, el animador Steve Spaz Williams dio con la solución haciendo correr al T-Rex hacia atrás, ya que esto hacía que pudieran verse muchos de los fallos cometidos para así corregirlos luego y conseguir que la escena quedase perfecta.

A medida que avanzaba la post-producción, los miembros del equipo empezaron a darse cuenta de las inmensas posibilidades que la técnica CGI era capaz de hacer y que, con todo lo que habían hecho hasta el momento, tanto en esta película como en las anteriores, no habían hecho mas que rascar la superficie de este potencial.

Una de las ventajas de esta técnica, era la posibilidad de rodar escenas con gráficos animados mediante CGI moviendo la cámara con total libertad. Con las técnicas tradicionales el director estaba obligado a tener la cámara fija a menos que se utilizaran unas cámaras especiales, como las creadas por George Lucas cuando rodó La Guerra de las Galaxias (1977). No obstante, la nueva técnología permitía a Spielberg cosas como realizar con cámaras normales un impresionante plano contrapicado en la escena del Brachiosaurio. Aunque, donde mas quedó de manifiesto todo esto fue en la escena de los Gallimimus, donde Spielberg rodó dicha escena haciendo que la cámara siguiera unas referencias que Muren había colocado en el suelo -parecidas a pelotas de golf -que luego serían sustituidas por los Gallimimus.

Otra de las ventajas de la tecnología informática era incluir en las escenas elementos que habían sido rodados de forma aislada, como el chapoteo que producían las pisadas del T-Rex, o corregir algunos fallos, como la escena en la que los protagonistas huyen por el techo. En esta escena, el personaje de Lex caía por un hueco pero conseguía agarrarse y Grant la sacaba de allí antes de que el Velociraptor que había abajo lograra alcanzarla. Mientras rodaban esta escena, la doble que sustituía a Ariana Richards miraba a la cámara. Lo hacía durante poco tiempo, pero se podía apreciar claramente que era otra persona. Gracias a la tecnología informática, los de ILM consiguieron sustituir el rostro de la doble por el de la actriz y a penas se notó la diferencia.

En la película no se animaron solo los dinosaurios, también agunos objetos e, incluso, a personas. En esta película se crearía al primer hombre generado por ordenador. Fue durante la escena en la que el T-Rex devora al abogado Donald Gennaro. En el momento en el que el dinosaurio propinaba la mortal dentellada, los técnicos sustituyeron a Martin Ferrero -el actor que interpretaba a Gennaro -por un hombre generado mediante CGI, lo que dio mas realismo, e impacto, a la escena.

Una vez terminados los dinosaurios con CGI se les añadió otro punto vital, el sonido. Spielberg sabía que el sonido también era fundamental para que los dinosaurios parecieran animales reales. Para ello, habló con Gary Rydstrom, encargado del departamento de sonido, y le dio las mismas indicaciones que a los de efectos especiales: que los dinosaurios parecieran lo mas reales posible. Rydstrom se puso a trabajar inmediatamente en ello. Para conseguir lo que Spielberg quería, decidió no recurrir a los sonidos que ya tenía grabados y buscó sonidos nuevos en el exterior, generalmente de animales. Después, digitalizó los que mas le gustaron y los entremezcló para crear así los sonidos de cada animal. Así, por ejemplo, el sonido de los Velociraptores eran en realidad los chillidos de un delfín y los gruñidos de una morsa, el sonido del Dilophosaurio cuando desplegaba las aletas era la mezcla de un halcón, una serpiente de cascabel y un mono aullador o el del T-Rex era una mezcla entre un león, un elefante y un cocodrilo.

La película quedó terminada y lista para su estreno el 11 de junio de 1993 -a España llegaría el 30 de septiembre de ese año -y sus resultados dejaron asombrados a todos los que habían trabajado en ella, superando las expectativas de Spielberg y todo el equipo; los caules aún se preguntan como fueron capaces de lograr aquello. El público respondió malloritariamente y la película, que había costado 125 millones de dólares, fue un monumental éxito de taquilla, obteniendo 357 millones solo en EEUU y mas de 900 millones en todo el mundo; y esto solo en la recaudación en taquilla, porque el film también obtuvo beneficios millonarios con el merchandising y su posterior explotación en VHS y, mas tarde, en DVD. Su éxito se materializó también en varios premios, entre ellos tres oscars (efectos especiales, sonido y efecto sonoro). La crítica, no obstante, haciendo gala de su ignorancia y estupidez, la recibió fríamente y, en lugar de fijarse en el excelente trabajo realizado, se fijaron en pequeñeces como las libertades que se tomaron con el aspecto de algunos dinosaurios o el poco rigor científico de la novela de Crichton; aunque también criticaron las libertades de la película con respecto a la novela, suavizando su tono filosófico y pesimista. En resumen, que tacharon a esta revolucionaria película como un espectáculo simplón e infantil ardornado con efectos especiales. En fin, que se va a esperar de esta gente que en su día menospreció a Alfred Hitchcock y que considera a Penélope Cruz una gran actriz.

Digan lo que digan los críticos, esta es una gran película que cambió el concepto del cine en su día, ha influido mucho en toda una generación de cineastas y marcó las bases de el cine actual. Puede que haya gente a la que no le guste, pero no se puede negar la importancia que esta película tiene en la historia del cine y sus méritos para colocarse entre las grandes películas de la historia. Por no decir que es una película imprescindible para los amantes de los dinosaurios. Además, es una de las películas favoritas de Scarlett Johansson -si no lo digo reviento -.

Aquí dejo el trailer en español:






LAS SECUELAS



EL MUNDO PERDIDO: JURASSIC PARK (1997)

Michael Crichton publicó la secuela literaria de Parque Jurásico -titulada El Mundo Perdido en claro homenaje a la novela homónima de Arthur Conan Doyle -en 1995, cuando se inició la pre-producción de la película; aunque ya existía como proyecto desde mucho antes. Spielberg volvió a dirigirla tras descansar de los sucesivos rodajes de la primera película y La Lista de Schindler, que también se estrenó en 1993, mientras David Koepp volvería a hacerse cargo del guión.

La historia se sitúa cuatro años después de lo sucedido en el Parque Jurásico. Ian Malcolm se encuentra caído en desgracia debido a que nadie le creyó cuando decidió infringir el acuerdo de confidencialidad que le hicieron firmar antes de ir a Isla Nublar y contar la verdad de lo sucedido allí dado que InGen lo encubrió todo siguiendo las indicaciones de Peter Ludlow, el avaricioso sobrino de John Hammond. Un día es requerido por Hammond, totalmente redimido tras lo ocurrido. Este le habla de la Zona B, el lugar donde se fabricaban los dinosaurios del parque situado en la Isla Sorna, cercana a Isla Nublar. Le cuenta que los dinosaurios han logrado sobrevivir en libertad en dicha isla y que, hasta el momento, él ha logrado mantenerla lejos de la interferencia humana. Pero ahora los accionistas de InGen, con Ludlow a la cabeza, pretenden explotarla y quiere que vaya allí junto a un equipo formado por el documentarista Nick Van Owen y el experto en tecnología Eddie Carr para documentar lo que sucede en la isla y evitar el expolio de esta. Malcolm, al principio, se niega a ir pero cambia de opinión cuando se entera de que su novia, la paleontóloga Sarah Harding, también forma parte del grupo y, además, se ha adelantado a todos y ya se encuentra en la isla. Una vez allí, tendrán que competir con un grupo de cazadores enviado por Ludlow y capitaneado por cazador profesional Roland Tembo. Pero pronto ambos grupos tendrán que sobrevivir juntos a los peligros de la isla.

En esta ocasión, solo Jeff Goldblum repetía de la película anterior como protagonista, puesto que los otros que también repitieron, Richard Attenborough como Hammond y Ariana Richards y Joseph Mazzello como Lex y Tim, solo hacían una pequeña aparición. Curiosamente, el personaje de Malcolm moría en la primera de las novelas, pero Spielberg convenció a Crichton para que lo resucitase en la segunda novela porque era un personaje muy carismático; al menos, en la película. El reparto volvía a prescindir de grandes estrellas y contaba con un cartel de estupendos actores entre los que se encontraban Julianne Moore (El Fugitivo) como Sarah Harding, Pete Postlethwaite (Sospechosos Habituales) como Roland Tembo, Arliss Howard (La Chaqueta Metálica) como Peter Ludlow, Vince Vaughn (Estafadores) como Nick Van Owen y Peter Stormare (Fargo) como Dieter Stark, uno de los cazadores del grupo de Tembo. También cabe destacar a una jovencísima Camilla Belle, la protagonista femenina de la prehistórica 10.000 (Roland Emmerich, 2008), en la escena inicial del film como la niña que es atacada por los Compsognatus; era la escena con la que comenzaba la primera novela, pero no se incluyó en la primera película.

Las mismas técnicas utilizadas para la anterior película volvieron a ser utilizadas en esta secuela; aunque mejoradas gracias a los avances técnicos. Volvió a ser reunido el equipo de efectos especiales formado por Stan Winston, Michael Lantieri y Dennis Muren; Phil Tippett, en cambio, no pudo repetir porque en esos momento se encontraba ocupado en la película Starship Troopers (Paul Verhoeven, 1997). Regresaron dinosaurios como el T-Rex -esta vez, con mujer e hijo -, el Triceratops o los Velociraptors, a la vez que se empleaban otros nuevos como los Estegosaurios, los Mamenchisaurios o los ya mencionados Compsognatus. La mayor parte de la acción transcurría en la isla, pero la secuencia estrella fue cuando el T-Rex era capturado y llevado a la ciudad de San Diego, donde se escapaba y causaba el caos.

Cuando se estrenó, el 23 de mayo de 1997 -en España lo haría el 9 de julio -, el impacto fue menor, ya que los efectos especiales por ordenador se habían impuesto mas en el cine y resultaba menos novedosa que la original. No obstante, obtuvo un excelente éxito de taquilla en un verano lleno de grandes fracasos -muy merecidos, por cierto -como Batman y Robin o Speed 2, aunque no logró superar a su predecesora. La crítica, no obstante, seguía erre que erre.



Para mi es buena, pero no consigue ni igualar a Parque Jurásico. Aquí dejo el trailer subtitulado de la película:





PARQUE JURASICO III (2001)

Dado el enorme éxito de las dos primeras, una tercera entrega era algo de esperar. Pero, no obstante, se podría haber hecho algo mejor de lo que salió al final. Esta tercera entrega podría haber dado mucho mas de sí, pero sus responsables terminaron cargándosela de la manera mas estúpida posible, que no es otra cosa que haciendo lo que Spielberg no quería hacer en la primera: una película de monstruos.

Ocho años después de lo sucedido en el Parque Jurásico y cuatro años después de los sucedido en Isla Sorna y San Diego, Alan Grant trata de seguir con su trabajo de paleontología a la vieja usanza: excavando fósiles en la tierra. Aunque parece que es el único que lo hace, ya que el resto de paleontólogos esperan a que el gobierno de Costa Rica deje acceso libre a la isla Sorna, ahora restringida, para poder estudiar los dinosaurios que viven allí en libertad. Grant, que conoce perfectamente los peligros que eso conlleva, se niega a ir a la isla. No obstante, cambiará de opinión cuando un matrimonio millonario le pide que les guíe en una visita turística a la isla a cambio de subvencionarle sus excavaciones. A Grant no le queda mas remedio que aceptar y, acompañado de su joven ayudante, Billy Brennan, viaja con el matrimonio a la isla en un avión. Pero desconoce que las intenciones del matrimonio son encontrar a su hijo, perdido en la isla.

Sam Neill repetía en esta entrega donde no intervino Jeff Goldblum ni ningún otro miembro del reparto original con excepción de Laura Dern; pero esta solo lo hacía en una pequeña aparición. El reparto lo completaban Téa Leoni (Dos Policías Rebeldes) y William H. Macy (Pleasantville) como el matrimonio que metía a Grant en el lío, Alessandro Nivola (Cara a Cara) como Billy Brennan y Trevor Morgan (El Sexto Sentido) como el niño que se pierde en la isla y sus padres buscan desesperados sin saber que se ha convertido en Rambo; cosas de un guión ridículo, que le vamos a hacer.

Obviamente, Spielberg no dirigió esta nueva película, limitándose a la producción ejecutiva. Su sustituto fue Joe Johnston, un buen director, pero que aquí se encontraba bastante perdido. Tampoco repitió David Koepp como guionista, así que para escribir el guión -que esta vez no se basaba en ninguna novela de Crichton -se buscaron a los prestigiosos Alexander Payne y Jim Taylor (Election, Entre Copas) y Peter Buchman (Che. El argentino); aunque esto da igual, porque parece que el guión ha sido escrito sobre la marcha. Los efectos especiales estaban a la altura, eso si, pero parecía que había mas descoordinación, notándose mucho la diferencia entre los dinosaurios CGI y los animatrónicos de Stan Winston; algo que Spielberg se esforzó mucho en evitar en la primera película.

Aunque, lo peor de todo fue ver como desplazaron al T-Rex para convertir al Spinosaurio en la nueva estrella del film ¿Como se sentiría un fan de Star Wars si en alguna de las películas de la saga alguno de los villanos hubiera matado a Darth Vader para convertirse en el villano principal? Pues así me sentí yo cuando vi al T-Rex morir a manos de este nuevo dinosaurio que, aunque mas grande, no resulta tan amenazador y carece del encanto que tiene el T-Rex; por lo que convertirlo en la nueva estrella de la saga fue un grave error.

De todo el film, solo rescato la actuación de Sam Neill y algunas escenas de acción muy logradas, como la de los Pteranodons; otra escena también proveniente de la primera novela que no se utilizó en Parque Jurásico. Los Pteranodos ya aparecieron en El Mundo Perdido en el plano final de la película y en una escena en la que atacaban uno de los helicópteros de rescate que no se llegó a rodar; por lo que fue en esta película donde hicieron su gran aparición. Todo lo demás en la película, que supuso un enorme bajón en la saga, es prescindible.

En fin, aquí dejo el trailer de la película subtitulado:





JURASSIC PARK IV: LA EXTINCIÓN (suspendida)

Parque Jurásico III tuvo un éxito muy inferior al de las dos primeras películas -en EEUU no llegó a superar los 200 millones de dólares -, pero obtuvo el éxito suficiente para que se pusiera en marcha inmediatamente una cuarta entrega. No obstante, el proyecto estuvo atascado varios años dado que Spielberg, muy descontento con los resultados de la tercera, se implicó mas y no quiso ponerla en marcha hasta que no hubiera un guión decente.

En los años en los que este proyecto estuvo en marcha, muchos fueron los rumores que rodearon esta producción. Uno muy extendido fue la posibilidad de que la actriz Keira Knightley fuese una de las nuevas incorporaciones en el reparto. También se especuló mucho con los posibles regresos de Sam Neill, Laura Dern, Jeff Goldblum y Richard Attenborough. También se habló al principio de que Spielberg retomaría la dirección para cerrar la saga con broche de oro.

Lo cierto es que, durante muchos años -desde que se estrenó la tercera en 2001 hasta la cancelación hace poco -este proyecto fue una realidad. Spielberg anunció en 2002 que la produciría y que la dirección recaería de nuevo en Joe Johnston, para desgracia de los que odiamos la tercera; claro, que él no fue quién tuvo toda la culpa de aquel desastre. William Monahan (El Reino de los Cielos, Infiltrados) se encargó del primer borrador del guión, luego reescrito por el cineasta John Sayles (Lone Star). Según se dijo, el argumento trataría sobre el hallazgo en Isla Nublar del bote en donde Dennis Nedry guardó los embriones congelados que pensaba vender a la competencia y como una corporación llamada Grendel, nuevo propietaria de InGen, trataba de utilizar estos embriones para crear dinosaurios que luego pudieran ser utilizados como armas biológicas.

En 2004 tenía pensado comenzar el rodaje con vistas a estrenarse en el verano de 2005, pero no llegó a arrancar dado que el guión no terminaba de convencer a Spielberg. Mas tarde, en 2007, se anunció que comenzaría a rodarse en breve con intención de estrenarla en 2008; incluso se dijo que Laura Dern había aceptado participar. Sin embargo, el proyecto no terminó de arrancar. Recientemente, los productores Frank Marshall y Kathleen Kennedy anunciaron que el proyecto, que llevaba ya varios meses casi muerto, era suspendido indefinidamente. Se dice que la reciente muerte de Michael Crichton ha sido lo que lo ha sepultado del todo. Aún así, no se descarta que pueda volver a ser resucitado de nuevo en un futuro.





ANTECESORAS


Hay muchos precedentes de Parque Jurásico a lo largo de la historia del cine. Aquí dejo tres de las películas que mas influyeron en su elavoración:



THE LOST WORLD (1925)

La famosa novela de Arthur Conan Doyle -el padre de Sherlock Holmes -ha conocido numerosas adaptaciones, la mayoría de ellas para Tv. La primera y mas famosa de todas es este clásico del cine mudo dirigido por Harry O. Hoyt que contó con unos impresionantes efectos especiales muy avanzados para su época que corrieron a cargo de Willis H. O´Brien, un pionero en la técnica stop-motion. Setenta años después, Michael Crichton homenajearía a la novela de Doyle poniéndole el mismo título a la secuela de literaria de Parque Jurásico. La secuela cinematográfica también haría su particular homenaje a esta película con la escena del T-Rex causando el caos por las calles de una ciudad.




KING KONG
(1933)


Si The Lost World fue una de las pioneras en la técnica de la stop-motion, este inmortal clásico de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack fue la que los revolucionó del todo, tal y como haría Parque Jurásico con los efectos por ordenador sesenta años después. Precisamente, King Kong fue el principal referente de Spielberg a la hora de hacer Parque Jurásico; incluso le hace un pequeño homenaje cuando los vehículas pasan por las grandes puertas de madera y Jeff Goldblum dice: ¿A quién tienen ahí, a King Kong?. Al igual que muchos, Spielberg quedó impresionado con aquel film cuando era niño y cuando se hizo con la dirección de Parque Jurásico quiso que esta tuviera un impacto similar al que King Kong tuvo en su época.




ALMAS DE METAL
(1973)


Antes de escribir Parque Jurásico, Michael Crichton ya exploró el tema de los parques temáticos cuyas atracciones se vuelven contra sus creadores y atacan a las visitas en este western futurista escrito y dirigido por él y protagonizado por Yul Brynner. Aunque, en esta ocasión, los dinosaurios eran sustituidos por máquinas con apariencia humana. Cabe destacar que esta película también sirvió de inspiración a James Cameron para realizar Terminator (1984) e, incluso, estuvo muy cerca hace unos años de dirigir un remake de este film con Arnold Schwarzenegger de protagonista.








SUCESORAS


Como ya he dicho, Parque Jurásico ha influido en multitud de películas actuales. Aquí dejo unas cuantas de las que mas le deben a este film:


CARNOSAUR (1993)

El Steven Spielberg del serie B, Roger Corman, fue de los primeros en apuntarse al carro de la moda de los dinosaurios creada por el enorme éxito de Parque Jurásico con esta baratísima cinta producida por él, dirigida por Adam Simon y protagonizada por Diane Ladd -la madre de Laura Dern -. La película, que se podría resumir como una especie de versión gore de Parque Jurásico hecha con cuatro duros, trataba sobre unos dinosaurios creados genéticamente por un científico loco a través de unos huevos de gallina. La película fue un pequeño éxito en los videoclubs -en algunos sitios llegó a estrenarse en salas comerciales -y llegó a tener dos secuelas.




JUMANJI
(1995)

Antes de dirigir Parque Jurásico III, Joe Johnston dirigió con mas acierto esta adaptación de un relato infantil de Chris Van Allsburg sobre un juego de estilo selvático que hace realidad las cosas que suceden en él. Si en Parque Jurásico se logró traer de nuevo a la vida a los dinosaurios gracias a la técnica informática, aquí los expertos en efectos especiales dieron un paso mas allá recreando digitalmente leones, monos, rinocerontes o cebras, animales que aún viven en la actualidad y que el ser humano ya ha podido ver como son en realidad. Otro reto al que se enfrentaron fue animar digitalmente a animales con pelo. Este film tiene una especie de secuela que cambia la selva por el espacio, Zathura, una aventura espacial (2005), dirigida por Jon Favreau, director de la reciente y exitosa Iron Man (2008).



GODZILLA (1998)

Inmediatamente después del éxito de Parque Jurásico, Sony -también responsable de Jumanji -puso en marcha una versión americana del famoso monstruo japones en donde el disfraz de lagarto y las maquetas de ciudades eran sustituidos por la técnica CGI. En un principio, la película iba a ser dirigida por Jan de Bont, director de Speed (1994) y Twister (1996), pero este terminó rechazando el proyecto, que acabó en manos de Roland Emmerich, quién ya le sacó muy buen partido a los efectos especiales por ordenador en Stargate, puerta a las estrellas (1994) y, sobre todo, Independence Day (1996). En mi opinión, uno de los aciertos de la película fue el -muy criticado -diseño del monstruo, que tenía mas de los dinosaurios de Parque Jurásico que del original japonés; para mi fue un acierto porque, aunque muchos piensen lo contrario, haber intentado hacerla con CGI conservando el diseño japonés hubiera sido un gran fallo. Eso si, el rugido de la bestia es el mismo.



KOMODO (1999)

La sombra de Parque Jurásico hondea por todos y cada uno de los fotogramas del debut en la dirección de Michael Lantieri; por algo fue uno de los encargados de los efectos especiales en aquella película. Aquí, no obstante, los reptiles animados mediante CGI que persiguen a los protagonistas aún existen en la actualidad. Se trata de el Dragón de Komodo, un enorme y voraz lagarto carnívoro que habita en Indonesia. La película, sin embargo, no tuvo la misma suerte comercial que su famosa predecesora; a España tardó cinco años en llegar. Por cierto, existe una leyenda urbana que habla sobre un Dragón de Komodo en el zoo de Madrid que devoró la pierna de uno de sus cuidadores cuando este se disponía a darle de comer.



LA AMENAZA FANTASMA (1999)

George Lucas no estuvo ajeno a la producción de Parque Jurásico. Él fundó ILM y, además, se encargó de supervisar en persona la última fase de la post-producción, dado que Spielberg se encontraba en Polonia rodando La Lista de Schindler. Lucas, a pesar de que había revolucionado también el mundo del cine con La Guerra de las Galaxias (1977) y sus secuelas, quedó completamente asombrado con las maravillas que había sido capaz de hacer la empresa de efectos especiales que el mismo creó y esto fue lo que le animó definitivamente a hacer algo que llevaba sopesando desde hacía varios años pero no se había atrevido a llevar a cabo hasta aquel momento: realizar las tres precuelas de La Guerra de las Galaxias que tenía pendiente por rodar. Con esta película y las otras dos que le siguieron, El Ataque de los Clones (2002) y La Venganza de los Sith (2005), Lucas se convertiría en todo un gurú de los efectos especiales por ordenador y las nuevas tecnologías. Incluso no tuvo reparos en usar estas técnicas en la reedición de las tres primeras entregas de la saga en 1997.



SPIDER-MAN (2002)

Como ya he dicho antes, en Parque Jurásico se creó al primer hombre generado mediante CGI con el abogado devorado por el T-Rex. El clonar hombres mediante esta técnica se ha usado también en otras películas, demostrando que con esto se pueden hacer cosas que serían imposibles con actores de verdad. Batman Forever (Joel Schumacher, 1995) es un ejemplo gracias a una escena donde se creó a un Batman generado por ordenador que saltaba desde lo alto de un edificio. No obstante, fue esta impresionante adaptación del famoso personaje de los cómics Marvel dirigida por Sam Raimi la que dio un paso de gigante creando un Spiderman digital capaz de pelear y moverse entre los edificios de la ciudad de Nueva York de la misma forma que lo hacía en los cómics.



KING KONG (2005)

Tras devolver a la vida a los dinosaurios, la Universal quiso ver como sería un King Kong actual generado por ordenador. Inmediatamente después del exitoso estreno del film de Spielberg pusieron en marcha una nueva versión del film de 1933 -ya hubo otra versión en 1976 dirigida por John Guillermine -que no avanzó mucho hasta que, en 1997, el neocelandés Peter Jackson -gran fan del film original -se hizo cargo de la dirección. No obstante, el estudio canceló el proyecto al ver que le llevaban bastante ventaja Sony con la versión de Godzilla de Roland Emmerich y Disney con la película Mi gran amigo Joe (Ron Underwood, 1998), remake de El Gran Gorila (Ernest B. Schoedsack, 1949); aunque también influyó el megalómano guión de Jackson ambientado en la I Guerra Mundial y con Kong utilizado como arma contra los alemanes. Años después, cuando Jackson se convirtió en uno de los grandes de Hollywood gracias a la trilogía de El Señor de los Anillos, pudo retomar este proyecto, esta vez con un guión mas fiel al film original y con un enorme gorila generado por ordenador gracias a la motion capture; la misma que se usó para crear al personaje de Gollum en la saga de los anillos. De hecho, fue el mismo actor que hizo de Gollum, Andy Serkis, el que prestó sus movimientos al gran gorila.






EL LOGO


La principal marca de identidad de Parque Jurásico es su logo, que es el símbolo del parque que aparece en la película. Diseñado por Tom Martin, miembro de la empresa de diseño Black Box Kelvin, este logo se ha convertido en uno de los principales símbolos del cine de los 90 y uno de los mas importantes símbolos cinematográficos de los últimos tiempos. Se trata de un círculo rojo -aunque otras veces es amarillo -atravesado por un cartel con el título de la película. Sobre el cartel podemos ver la silueta negra del esqueleto de un T-Rex y, bajo el cartel, pueden verse la silueta, también negra, de parte de una selva. Todo rodeado por una linea amarilla -roja si el círculo es amarillo -. Aunque fue creado directamente para la película, este logo fue utilizado en ediciones posteriores de la novela de Crichton.



Para las secuelas, el logo sufrió varias modificaciones. En El Mundo Perdido conservó el diseño original, aunque se le dio una textura rocosa; como si hubiera sido gravado en una roca. En cuanto al de Parque Jurásico III las modificaciones fueron mayores. El esqueleto del T-Rex fue sustituido por el del Spinosaurio y el negro fue sustituido por un color mas cromado. También se añadieron unos pequeños Pteranodons en la parte de abajo y un zarpazo de tres garras que formaba el "3" del título.









BANDA SONORA


Y, como viene siendo habitual, no puedo despedirme sin hacer mención a la banda sonora de la película. De nuevo, Spielberg recurrió al gran John Williams para que musicara su película y el compositor no defraudó. Ese año ganaría el oscar, pero no por este film, si no por su otro trabajo con Spielberg ese año, La Lista de Schindler. No obstante, la partitura que compuso para esta película no tiene ningún desperdicio. Ahí va una pequeña muestra:







10 comentarios:

Keydeth dijo...

Impresionante... todo muy cuidado he hilado de forma muy atractiva (nota: "vaya" hay varios)

Keydeth dijo...

y "valla" = verja

AXA dijo...

Me alegro de que te haya gustado, Keydeth.

Y gracias por la información. Como habrás adivinado, la gramatica no es mi fuerte.

jack dijo...

SIMPLEMENTE GENIAL.
Como siempre.

Cinéfilo7 dijo...

MUY, MUY, MUY BUENO EL POST. Fantástico.
No veas lo que sabes sobre la saga de Parque Jurásico....
Mi favorita es la primera, porque es un autentico peliculón. La 2 es muy inferior a la primera y la 3 es que no me gusta para nada.
Y espero que no haya una 4, que como tu dices esta suspendida, porque como la primera no hay ninguna.
saludos!!!!!!!!!!!
Y FELIZ NAVIDAD JURÁSICA.XD.!!!!!!

AXA dijo...

Gracias, Jack.

¡Y Feliz Navidad!

AXA dijo...

Gracias a ti también, Cinéfilo 7.

Y comparto tus opiniones de que la primera es la mejor, la segunda muy inferior -aunque no mala del todo -y la tres una auténtica bazofia.

En cuanto a la cuarta, no es que me haga mucha gracia que la saga se cierre con la tercera, pero si van a cagarla de nuevo mejor que no la hagan.

jackepc dijo...

Feliz año :D y prosperos posts nuevos.

Keydeth dijo...

Tienes un premio en mi blog para ti, pasa a recogerlo cuando quieras :)

AXA dijo...

Feliz año a ti también,Jackepc, aunque venga con cuatro meses de retraso.

Y gracias por el premio, Keydeth.